Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Pescado Rabioso
 Vistas desde creación:13662
 Vistas desde último cambio:7842
 Vistas este mes:13011
 Vistas este año:13662
 . 

"...aguas claras de Olimpos, que la Diosa guarda...
los caballos del día, que la Diosa guarda...
los caballos del día, sudan de golpe frente a mí...
temblando de carreras, temblando de carreras...
sombras inútiles las de este parque...
los que llamaba no, no aparecieron...
todo gigante muere cansado,
y devora a los de abajo..."

Cristálida (Aguas claras de Olimpos) - Luis Alberto Spinetta (1973)

Pescado Rabioso fue una banda poderosa, pero que mantuvo contactos (obviamente gracias a Spinetta) con el lirísmo de Almendra.
Su lírica se adecuaría por entonces, a un contexto más enardecido, a un país en llamas, a un tiempo de altísima velocidad emocional, social y
política, de las cuales ningún artista podría abstraerse.
Spinetta iba más allá como siempre, quizás deseaba dejar de dar esa imagen etérea que implicaba el recuerdo fresco y latente de Almendra.
Era como si para las "tías", el sobrino dulce, sensible y poético les produjera un inesperado dolor de cabeza...
Se lo ve enojado, desencajado y en su actitud que oscilaba entre el lirismo y la catarsis...será absolutamente certero...

Esto fue Pescado Rabioso, según sus propias palabras:

Pescado respondía a una visión personal mía, no era un grupo tan participatorio.
Abandoné en parte una creación comunitaria como había sido
Almendra y me puse a desarrollar un estilo que me copara absolutamente a mí, obedeciendo a mis últimos cambios.
Había llegado Hendrix y ya no quedaba tiempo en la cabeza para mirar hacia atrás, era como un volcán.
Me olvidé del bandoneón, me olvidé de mi tradición, de la tradición inglesa y americana, era todo AHORA.
Empezó a salir otro tipo de libertad interior, un metabolismo diferente, cambiando la piel y las reacciones.
No alcanzaban ni las palabras ni la música para mandar al frente todo lo que estaba sintiendo.
Es la guitarra eléctrica como espada de fuego contra los reaccionarios, contra la muerte, contra Vietnam, contra el Vietnam de acá, contra el exterminio, contra la bomba atómica, contra los que intoxican la tierra y los mares.
A favor de hablar el lenguaje de los pájaros, a favor de ver las estrellas que iluminan cada día nuestra vida si nosotros sabemos abrir los ojos.
Es el momento de la paz también, el momento de la relectura de la Biblia, el descubrimiento de Cristo, de Buda, de la meditación, de la autocrítica sagaz.
Es el fin de la infancia, el fin de la familia, el fin del la dialéctica psicoutilitarista, el fin del socialismo y el capitalismo como traducciones bastardas del lenguaje de la evolución, ideologías para destruir el brillo creativo de los hombres y someter la vida a mecanismos estadísticos.
Era una poesía láser la que sentía, llevaba adelante con el grado de fervor maldito, la poesía maldita que se requiere para que uno se saque las entrañas.”


Si bien había militado fugazmente (con una juventud que paulatinamente comenzaba a abrazar el camino de las armas) tenía muy en claro que la ruptura con lo establecido y con lo caduco, pasaba por poner en crisis los conceptos, ahondar en el alma humana, en vivenciar para establecer que mecanismos nos conducen a tantas miserias, sin priorizar las circunstancias políticas, económicas o mesiánicas, tan en boga por entonces...
Veamos lo escrito en "Cristálida (Aguas claras de Olimpos) - 1973" :
" ...todo gigante muere cansado, y devora a los de abajo... "
Cualquier asociación con el "viejo líder" a punto de retornar al país en dicho año; es mera coincidencia...
Es conocido el rumor acerca del parentezco entre "Cantata de los puentes amarillos" con una alegoría sobre la masacre de Ezeiza...
Su lírica se torna más críptica en algunos puntos, con una vuelta de tuerca respecto de Almendra; no todo admite una primera lectura, una primera interpretación...
En "La serpiente, que viaja por la sal" nos retrotrae a simbolismos ancestrales sobre las implicancias que genera el ofidio, pero la sal tiene reminiscencias desde sexuales hasta alucinógenas.
Ya "Jim Morrison" había utilizado chamanes y serpientes en sus textos (" ....cabalga la serpiente... " decían los Doors)
Las lectura de Spinetta se focaliza en los poetas "malditos" franceses, quizás como bálsamo, como refugio hacia lo visceral, existencial y surrealista de aquellos revolucionarios estéticos de principios de siglo, en tiempos extremadamente politizados...
Musicalmente, se nutre de la
distorsión de los "riff" y "obligattos" más esquemáticos e insistentes (al mejor estilo "Led Zeppelin")
Hay canciones en las cuales se percibe su construcción armónica a partir de un "riff"(que para quienes no son músicos, diremos que es un solo de guitarra constante que hace de esqueleto o de intro identificatorio para una canción)
Ejemplos de esto son: "Post-Crucifficción", "Serpiente viaja por la sal", "El monstruo de la laguna" y "Sombras de la noche negra" y hasta el acústico "Credulidad".
El album "Artaud" considerado por muchos, como el mejor disco de toda su carrera, no puede considerarse como un album de Pescado Rabioso, sino como un disco solista grabado junto a algunos pocos músicos cercanos a su vida y ajenos a Pescado.
El órgano "Hammond" de Cutaia, le da cierta reminiscencia a Deep Purple, con un sonido que sería identificativo de dicha década a nivel mundial; sumado a la incorporación en el segundo album de David Lebón, en bajo y voz, le agregó una sutileza aún mayor a la banda.
Pocos grupos practicaron un rock and roll tan poderoso...
Por entonces encontrabamos a "Vox Dei", "Pappo´s Blues", "Billy Bond y la pesada" (todos, con un sonido más esquemático y lineal) y algunos pocos grupos más.
Ninguna banda con tamaña lírica y amplitud musical... ninguna banda como Pescado Rabioso...
Pescado Rabioso:
Guitarras, teclados y voces:
Luis Alberto Spinetta (Todos los albums)
Bajo: Bocón Frascino. (Desatormentándonos) - David Lebón. (Pescado Rabioso II)
Teclados: Carlos Cutaia. (Desatormentándonos como invitado y Pescado Rabioso II como estable)
Batería: Black Amaya. (Desatormentándonos y Pescado II)
Músicos invitados:
Orquesta: De cuerdas del Teatro Colón. (Cristálida - Aguas claras de Olimpos - Pescado Rabioso II)
Bajo: Emilio del Güercio (Artaud)
Batería: Rodolfo García: (Artaud) - Carlos Gustavo Spinetta (Artaud)