Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Los Estudios Abbey Road
 Vistas desde creación:3089
 Vistas desde último cambio:2615
 Vistas este mes:3060
 Vistas este año:3089
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
El 8 de agosto de 1969, a las diez de la mañana, el fotógrafo Ian McMillan se subió a una pequeña escalera en el medio de una transitada calle del norte de
Londres: Abbey Road.
No tenía de qué preocuparse: la policía había cortado el tránsito.
De hecho, en la serie de seis únicas fotos que tomó, y de las que sólo una se haría archifamosa, aparece sobre el costado derecho una camioneta policial.
Con la calle desierta, McMillan pidió entonces a George Harrison, Paul McCartney, Ringo Starr y John Lennon, que cruzaran el paso de cebra de la calle.
De izquierda a derecha.
Y de derecha a izquierda.
Seis únicas fotos.
Los Beatles no estaban de humor para más.
Así nació la tapa del último disco del cuarteto que dio vuelta para siempre la historia del rock y que lanzó a las estrellas al estudio donde los Beatles grabaron sus éxitos y que vio nacer la semilla que destruiría al conjunto.
El disco se llamó, como los estudios, "Abbey Road".
Esos estudios acaban de abrir sus puertas al público para refrescar el genio de los Beatles.
Pero también para decir al mundo que por allí pasó buena parte de la historia de la música.
Abbey Road nació en 1931 bajo la dirección del ingeniero Edward Elgar.
Y son los estudios más famosos del mundo.
Los Beatles tienen buena parte de la culpa, porque junto con su productor, George Martin, impulsaron a Abbey Road a estar a la vanguardia tecnológica y creativa.
Es esa parte de la historia, y la de los famosos que pasaron frente a sus micrófonos y consolas, la que los ejecutivos de la casa de grabación quieren que se conozca.
Ni siquiera hay que preguntar: el tumulto hace de guía.
Millones de turistas por año caminan por las líneas blancas de Abbey Road: de izquierda a derecha, de derecha a izquierda.
Los edificios son los mismos.
Y las paredes, desbordadas de graffitis multicolores, cantan la gloria de un cuarteto.
Y también la de una época.
Si los Beatles se dispersaron después de Abbey Road, los estudios siguieron adelante con mayor conciencia de la historia.
Antes de perderse para siempre sobre el mar en 1944, camino a un concierto para tropas americanas, allí grabó Glenn Miller y su orquesta.
Yehudi Menhuin acarició una a una las notas de los conciertos para violín de Juan Sebastián Bach.
También, y a su modo, grabaron allí los actores Fred Astaire, Bette Davis, el inolvidable Dirk Bogarde y Bing Crosby desgranó aquella "Navidad Blanca" que todavía suena, de vez en vez, cálida y lejana.
Cuando los Beatles cerraron las puertas a
sus espaldas, por Abbey Road pasaron desde Plácido Domingo hasta Spice Girls, Eric Clapton, BB King, Pink Floyd y allí nacieron las bandas de sonido de "El señor de los Anillos", "Harry Potter", "La guerra de las galaxias", "Superman" y "Los Vengadores".
El disco que les dio gloria a los estudios empezó a grabarse el 22 de febrero de 1969.
Cuando McMillan tomó la foto histórica, el 8 de agosto, todavía faltaban once días para que el grupo pusiera fin a la grabación de "Abbey Road".
Aquel día, después de la brusca sesión fotográfica, los Beatles se reunieron en la casa de McCartney, que vivía a menos de cincuenta metros de Abbey Road, en el número 7 de Cavendish Avenue, para intentar salvar lo insalvable.
En un clima cargado de tensión, aunque menor al zafarrancho que significó la grabación de "Let it be", anterior a "Abbey Road" aunque salió a la venta después, los Beatles terminaron de grabar su último disco el 19 de agosto de 1969.
Días después, en el sello del grupo, Apple, Lennon le dijo a McCartney que todo había terminado.
La ruptura fue un secreto de Estado hasta que salió a la venta "Let it be", y McCartney se despachó con su primer disco como solista.
En tres meses, "Abbey Road" había vendido cuatro millones de copias.