Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Astor Piazzolla
 Vistas desde creación:3414
 Vistas desde último cambio:2825
 Vistas este mes:3352
 Vistas este año:3414
subir a armonía y música. 

Astor Piazzolla

Astor Pantaleón Piazzolla (Mar del Plata, 11 de marzo 1921 - Buenos Aires, 4 de julio 1992), bandoneonista y compositor argentino. Según muchos especialistas, fue el más
importante músico de tango de la segunda mitad del siglo XX.
"El gran Astor" estudió armonía y música clásica y contemporánea con la compositora y directora de orquesta francesa Nadia Boulanger (1887-1979) En su juventud tocó y realizó arreglos orquestales para el bandoneonista, compositor y director Aníbal Troilo.
Cuando comenzó a hacer innovaciones en el tango (de ritmo, timbre y armonía) fue muy criticado por los tangueros de la "Guardia Vieja" (ortodoxos en cuanto a ritmo, melodía y orquestación)
Cuando, en los años 1950 y 1960, los tangueros ortodoxos decretaron: "Eso no es tango", Piazzolla respondió con una nueva definición: "Es música contemporánea de Buenos Aires".
Para sus seguidores y los que gozaban de su música, ésta ciertamente representaba mejor el ritmo crispado, aunque también melancólico, de la capital argentina convertida en metrópolis.
El carácter personal de Piazzolla, irreverente, apasionado y hasta intolerante, sin duda contenía esas dos vertientes de sus tangos, muchas veces enlazadas en una misma pieza.
Biografía
Astor Pantaleón Piazzolla nació en Mar del Plata, cuando esa ciudad de la costa del Atlántico, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, era aún un balneario ristocrático.
A los tres años se mudó con sus padres a Nueva York.
Tenía ocho años cuando por primera vez tuvo entre sus manos un bandoneón.
En 1936 volvió a Mar del Plata, donde formó sus primeros conjuntos musicales, y en 1938 se mudó a Buenos Aires.
Pasó brevemente por varias orquestas y se incorporó finalmente a la de Aníbal Troilo.
Allí fue bandoneonista de fila y arreglista.
Troilo lo tuteló, pero a la vez recortó su vuelo para que Piazzolla se ciñera a los límites estrictos del estilo de la orquesta.
En 1944 abandonó la orquesta de Troilo y pasó a dirigir la que acompañó al notable cantante Francisco Fiorentino.
Desde allí comenzó a desplegar su creatividad.
Al poco tiempo creó su propia orquesta.
Entre las piezas que interpretó en esta etapa se distinguen cinco composiciones propias que ya definían su estilo, entre ellas la titulada, con intencionalidad seguramente, "Prepárense".
En los primeros años cincuenta pensó seriamente en abandonar el tango para dedicarse a la música clásica, y con ese fin se fue a París, donde estudió con la Boulanger, quien lo convenció de que debía volver al tango.
En París en 1955, grabó entonces 16 temas, la mayoría propios, con las cuerdas de la Orquesta de la Opera de París, Martial Solal al piano y él mismo en el bandoneón.
A su regreso a Buenos Aires, creó una orquesta de cuerdas y bandoneón y su famoso octeto, con los que estrenó tangos clave de su repertorio, como "Tango del ángel" y "Tres minutos con la realidad", mientras reinterpretaba partituras de otros compositores del género.
En 1958 volvió a Nueva York, y tras un fracasado intento de fusión tango-jazz, que él mismo criticó con gran dureza, volvió a Buenos Aires en 1960 y creó otra de sus grandes formaciones, el Quinteto Nuevo Tango (bandoneón, violín, piano, guitarra eléctrica y contrabajo)
Con ese grupo estrenó tangos como "Revirado", "Adiós Nonino", "Buenos Aires hora cero", "Muerte del ángel", que serían de los tangos piazzollianos más recordados e interpretados en las décadas siguientes.
En 1965, el quinteto actúa en Nueva York y ese mismo año graba en Buenos Aires tangos compuestos sobre poemas del escritor Jorge Luis Borges, con el cantor Edmundo Rivero y el actor Luis Medina Castro.
Después, Piazzolla se asocia con el poeta Horacio Ferrer, con quien crea los tangos más populares de su repetorio: "Chiquilín de Bachín" y "Balada para un loco".
En los primeros años setenta, Piazzolla se va a Italia.
Allí estrena obras más ambiciosas como "Balada para mi muerte" (con la cantante Milva) y su "Suite troileana", conmovido homenaje a su maestro.
En los años posteriores, compone nuevos tangos y vuelve a aproximarse al jazz, mediante un disco grabado con el saxofonista Gerry Mulligan.
A principios de 1989, forma su último conjunto, el Sexteto Nuevo Tango, de composición inusual: dos bandoneones, piano, contrabajo, guitarra eléctrica y violoncello.
En 1990, en París, sufre una trombosis cerebral, y dos años más tarde muere en Buenos Aires.