Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Bob Dylan
 Vistas desde creación:2510
 Vistas desde último cambio:2184
 Vistas este mes:2487
 Vistas este año:2510
subir a armonía y música. 
Bob Dylan nació con el nombre de Robert Allen Zimmerman el 24 de mayo de 1941 en Duluth, Minnesota (Estados Unidos)
Está considerado uno de los compositores y músicos más influyentes y prolíficos del siglo XX y ha sido nominado varias veces al Premio Nobel de Literatura.
Nacido en la ciudad de Duluth, a los seis años se traslada con su familia a Hibbing, donde su padre tenía un negocio de materiales eléctricos.
Dylan descubrió muy pronto la música.
A los ocho años aprende por sí solo a aporrear el piano y por diez dólares adquiere una guitarra por correo.
Escucha la radio todas las tardes y, así, descubre la música de Hank Williams y de grupos
de color.
Es en este preciso momento cuando se enamora de la idea de llegar a ser un héroe del rock and roll, que en aquel momento estallaba entre los jóvenes, y llegar al éxito a Elvis Presley, Carl Perkins o Jerry Lee Lewis.
En 1959, finaliza los estudios secundarios e ingresa en la Universidad de Minnesota.
Una de sus asignaturas favoritas es el aprendizaje del idioma español y la historia norteamericana.
Allí comienza a escuchar temas de country, rock y a músicos como Robert Johnson y Woody Guthrie.
En vez de frecuentar las lecciones básicas en el ambiente de los intelectuales locales, se dedica a escuchar a cantantes folk y olvida por el momento su gran pasión por el rock'n'roll de Little Richard.
Son días intensos para Dylan, que lee muchos libros, muchísima poesía, habla poco, pero escucha atentamente discursos sobre la paz, los derechos de los trabajadores, la enseñanza de una nueva moral...
Es en este momento en el que cambia su nombre por el de Bob Dylan, para lo que, según algunos, se inspiró en el poeta Dylan Thomas, aunque el propio Bob Dylan siempre ha negado este particular.
Comienza su carrera como solista tocando en locales nocturnos, con el único acompañamiento de su guitarra y su armónica, así como su inconfundible y expresiva voz (que llegará a ser su marca personal), no siempre con fortuna, como cuando fue despedido del Ten O'Clock Scolar porque su voz ahuyentaba a los clientes.
A mediados de 1960, obtiene su primer contrato como profesional en un local de strip tease de Central City, en Colorado.
Es en ese momento de su vida cuando entra en escena Woody Guthrie.
Dylan descubre Bound for glory, la biografía del gran músico, y su lectura le apasiona tanto que decide convertirlo en su maestro, incluso divulga haberlo conocido.
Precisamente esa admiración por Guthrie le proporcionó el estímulo necesario para efectuar el salto hacia la gran ciudad.
Cuando Dylan lee en un periódico que Guthrie está ingresado en un hospital de Nueva Jersey, decide ir a conocerle y aprovecha la ocasión para conocer Nueva York.
Bob Dylan llega allí durante las fiestas de Navidad de 1960 y se introduce en el movimiento de los trovadores folk que llenaban el Greenwich Village en aquella época: por la tarde toca en el Gerde's Folk City y también consigue actuar ante John Lee Hooker.
A finales del verano de 1961, Dylan llega a ser bastante conocido en el ambiente musical de Nueva York, de tal forma que solicitan su colaboración para tocar la armónica en algunas canciones de un disco de Harry Belafonte.
Podía ser su gran ocasión, pero el inteligente Dylan abandona los estudios de grabación tras sólo una hora de trabajo, porque no soporta la insistencia de Belafonte en hacer repetidas pruebas.
Es John Hammond, gran descubridor de talentos por cuenta de la CBS, el que le ofrece inmediatamente un contrato.
El primer disco se publica en febrero de 1962 con el simple título de Bob Dylan.
El álbum presenta material poco homogéneo pero pone en evidencia las potencialidades del cantautor.
Sólo dos canciones estaban escritas por Dylan ("Song to Woody" y "Talkin' New York"), pero bastaron para darle confianza como autor y abrirle la puerta de una de sus más prolíficas etapas creativas.
En aquel primer período, le acompaña Suzie Rotolo, a la que había conocido nada más llegar a Nueva York, al frecuentar el movimiento intelectual de la Gran Manzana.
Suzie es una activista política, comprometida sobre todo en la lucha contra la segregación racial y la bomba atómica.
Para la portada de su histórico segundo álbum, Dylan escoge una fotografía que le retrataba al lado de Suzie en una calle del Village.
Dylan empieza a trabajar en nuevas canciones en abril de 1962 y en el transcurso de algunos meses compone temas como "Blowin' in the Wind", "Masters of War", "Talkin' World War III Blues", "Oxford Town", que llegan a ser himnos del movimiento pacifista.
En mayo de 1963 se publica The Freewheelin' Bob Dylan, su segundo y muy esperado álbum.
Dos meses después de la publicación, Dylan aparece en el Festival Folk de Newport, donde es saludado como el profeta de la revolución juvenil: cuando cantó "Blowin' in the Wind" frente a 46.000 personas, acompañado en el escenario por Joan Baez y Pete Seeger.
Junto al éxito llegaron también los problemas.
En primer lugar, con Suzie Rotolo: su historia seguía adelante, entre dramáticas rupturas y breves reconciliaciones, en un clima muy tenso en el que Dylan no escondía sus celos.
Las nuevas canciones nacen en un clima de inseguridad, a veces cabalgando en la ola de la batalla política ("Only a Pawn in Their Game"), otras veces recogiéndose en el intimismo ("Girl from the North Country")
Pero el álbum The Times They Are A-Changin (1964) llegará a ser famoso sobre todo por la canción que le da título.
El éxito de Dylan ya es grande en todos los Estados Unidos y su popularidad se extiende también por Europa.
Es un período difícil pero rico en estímulos creativos.
Dylan en este mismo período compone canciones como "It Ain't Me, Baby" (dedicada a su amor roto), "To Ramona", "Chimes of Freedom", "Mr.Tambourine Man", entre otras, que pasarán a formar parte de dos álbumes: Another Side of Bob Dylan (1964) y Bringing It All Back Home (1965), que contienen en parte las semillas de su clamorosa electrificación.
En la primavera de 1965 Bob Dylan se traslada a Inglaterra para realizar algunos conciertos.
Conoce a los Beatles y a Eric Burdon, de The Animals, intérprete de una versión muy personal de "House of the Risin' Sun".
El viaje por Inglaterra y el Londres de aquellos años y el encuentro con sus músicos estimulan aún más a Dylan, que se deja sugestionar por la sonoridad de las guitarras eléctricas, abandonando la vía folk.
En enero de 1968, Dylan se presenta, acompañado de The Band, ante el público en el Carnegie Hall de Nueva York, como homenaje a Woody Guthrie, muerto en octubre de 1967.
En esta ocasión presenta las canciones de John Wesley Harding, álbum lleno de referencias bíblicas, de sabor country, de visiones oníricas ("All Along the Watchtower"), de símbolos para descubrir.
A continuación nace en Dylan la idea de grabar un álbum de carácter abiertamente country: el resultado definitivo es Nashville Skyline, publicado en abril de 1969 y que contiene canciones como "Lay Lady Lay", "Country Pie" y una versión de "Girl from the North Country" cantada a dúo con Johnny Cash.
Participa en el Festival de la isla de Wight completamente vestido de blanco, comportándose como una estrella pomposa y emperifollada, hasta el punto de que los hippies le erigen una polémica cruz de piedra para enterrar al mito decadente.
Graba el álbum New morning y un single político: "George Jackson".
El mito se aviva en 1971, cuando Dylan participa en el concierto de beneficencia para Bangladesh en el Madison Square Garden de Nueva York, organizado por George Harrison y canta "Mr.Tambourine Man", "Blowin' in the Wind" y "A Hard Rain's A-Gonna Fall".
A continuación viene un período de reflexión en el que Dylan le pide al director de cine Sam Peckinpah un papel en la película Pat Garrett and Billy the Kid.
Su participación como actor es escasa, un papel insignificante en el rol de un misterioso personaje de nombre Alias, pero es la banda sonora de la película, compuesta por el propio Dylan, la que llega a ser memorable.
"Knocking on Heaven's Door" se convertirá en una de las canciones más reconocidas de su repertorio.
La banda sonora de la película permite a Dylan volver a tener confianza en sus propios medios y en su sensibilidad.