Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Andrés Calamaro
 Vistas desde creación:4441
 Vistas desde último cambio:3701
 Vistas este mes:4400
 Vistas este año:4441
subir a el rock en argentina. 
Nace el 22 de agosto de 1961, en Buenos Aires.
Desde pequeño mostró su inclinación por la música, y cuando todavía estaba en la escuela primaria compuso su primera canción bajo el título "La chica del paraguas", sin saber que otra banda de rock, Los Gatos, ya había usado ese título.
Cuando tenía 17 años, junto al grupo Raíces, grabó por primera vez en un estudio, participando en el álbum B.O.V. Dombe.
Desde ese momento, Calamaro decidió trabajar en la composición de canciones.
Poco después de haber grabado con Raíces forma su propia banda, la Elmer Band, junto a su amigo el guitarrista Gringui Herrera.
Por aquellos días regresaba a Argentina uno de los iniciadores del movimiento rock de ese país, Miguel Ángel Peralta, más conocido como Miguel Abuelo, quién
al volver a juntar a Los Abuelos de la Nada, invita al joven Calamaro a participar como tecladista de la banda.Llegó el éxito y en los recitales de la banda se congregaban multitudes y las radios no paraban de pasar los temas "Sin gamulán", "Mil horas" y "Costumbres argentinas", entre otros.
En 1985 decide sacar su primer trabajo como solista, y edita Hotel Calamaro, por esos días y luego de diversos problemas con Los Abuelos de la Nada, se separa del grupo para dedicarse por completo a su propia carrera.
Poco tiempo después llega el turno de su segundo trabajo como solista, Vida Cruel, de la mano de una importante selección de músicos, ya que él no contaba con una banda estable para sus presentaciones y grabaciones.
El disco obtuvo una muy buena crítica, pero no tuvo el éxito esperado en las ventas.
Después de un año, Andrés decide cambiar su rumbo musical y vuelve a su primer amor, el rock and roll.
Esto se reflejó en un nuevo trabajo del artista: Por mirarte, que recibió una buena acogida por la crítica, pero que dejó qué desear en cuanto a ventas.
Entre los temas más destacados del disco cabe citar "Loco por ti" (compuesta por Sergio Makaroff), Cartas sin marcar (escrita a medias con Ariel Rot) o "Me olvidé de los demás" (cantada con León Gieco)
El trabajo tardó en ser editado, pero Calamaro no perdió el tiempo, ya que por esos días comenzó a trabajar como productor musical de bandas como Los Fabulosos Cadillacs, Los Enanitos Verdes, Don Cornelio y La Zona (banda liderada por Palo Pandolfo, quien luego formaría Los Visitantes)
Si bien Calamaro tuvo éxito como productor musical, se sentía más a gusto componiendo y tocando sus propios temas.
Fue por tal motivo que, junto a Gringui Herrera, su amigo de siempre, y a Ariel Rot, quien recién había regresado de España, formó una nueva banda.
Llegado 1989, Andrés y su banda grabaron junto a varios músicos invitados el álbum Nadie sale vivo de aquí, el cual fue elegido como el mejor del año.
Debido a que la situación económica en Argentina no era favorable, en la primavera de 1990 decide partir a España, donde se junta con Ariel Rot y Julián Infante, dos integrantes del grupo Tequila, para llevar a cabo un nuevo proyecto musical bautizado Los Rodríguez.
Luego de varios años como solista, Calamaro volvía a formar una banda que terminaba su formación con Germán Villela y Daniel Zamora.
La banda editó tres álbumes en estudio (Buena suerte, Sin documentos y Palabras más, palabras menos) y uno en directo (Disco pirata)
Buena Suerte tuvo mucho éxito en Buenos Aires.
Este álbum contenía el tema "Mi Enfermedad", que Diego Maradona, en una versión cantada por Fabiana Cantilo, eligió para hacer escuchar al público presente en el estadio el día que debutó en España como jugador en el Sevilla.
El tercer disco, Sin documentos, fue el mayor éxito de la banda.
Los llevó en varias giras por España y Latinoamérica y los colocó en la cima del rock en español, siempre buscando una nueva estética e incorporando sonidos distintos al rock como el flamenco y la rumba.
Andrés Calamaro no podía contener su capacidad creativa, y al mismo tiempo que tocaba con Los Rodríguez seguía componiendo.
Es así como editó Grabaciones Encontradas, que corresponde, tal como lo dice su título, a grabaciones encontradas en baúles, muebles de la casa de sus padres y temas en los cuales el músico es acompañado por personajes como Luca Prodan, vocalista de Sumo.
Pero la actividad con Los Rodríguez continuaba a un ritmo feroz.
Hicieron Palabras más, palabras menos en 1995 y un año después la agrupación decide separarse, aunque antes realiza una recopilación de sus mejores temas, algunos grabados en estudios y otros en vivo.
Este álbum recopilatorio se denominó Hasta Luego, disco que consolidó la banda en lo que a ventas se refiere y que los llevó a realizar una gira española junto a Joaquín Sabina.
Ya en 1997, cuando la exitosa etapa junto a Los Rodríguez había concluido, Calamaro emprende un nuevo proyecto que lo llevaría a Estados Unidos.
En este país graba, junto a músicos de sesión, los temas de su nuevo trabajo como solista, que se titula Alta suciedad e incluye canciones como "Flaca", "Media Verónica" y "Donde manda marinero".
Prácticamente todas las canciones del disco son potenciales hits.
El disco superó las 500.000 copias vendidas en todo el mundo y llevó al músico a realizar gran cantidad de recitales, en los cuales compartió el escenario con músicos como Fito Páez y Joaquín Sabina, entre otros.
Calamaro continuó con su veloz ritmo de composición, y en un lapso de seis meses, entre fines de 1998 y mediados de 1999, más de 100 canciones estaban listas para ser editadas, pero por problemas de espacio sólo se editaron 37 de ellas.
Fue así como nació Honestidad brutal, el disco más largo de la historia del rock argentino y, para muchos críticos, el mejor trabajo de Andrés Calamaro.
El disco incluye temas como "Paloma", "No tan Buenos Aires", "Con Abuelo" (en homenaje a Miguel Ángel Peralta), "Los Aviones" y una versión , junto a Virgilio Expósito, del tango "Naranjo en Flor".
El año 2000, luego de hacer una selección de 300 temas, de 500 que graba, el artista viaja a España con sus músicos (Ciro Fogliata, Guillermo Martín, Candy Caramelo, Gringui Herrera y el "Niño Bruno") y graba las 103 canciones finales que fueron presentadas en El salmón, un disco histórico para la industria musical argentina por contener cinco CDs.
El músico pasó cuatro años sin editar material alguno.
El vacío comercial se llenó con participaciones esporádicas, que incluyeron hits como "Para siempre" junto a Los Ratones Paranoicos, "Nada de esto fue un error" con Coti o "Ranchada de los paraguayos" con Niño Josele.
A partir de su trabajo en El salmón, Calamaro se manifiesta a favor de la libre circulación de canciones por la red.
"La música es de los que la quieren escuchar y de nadie más", afirmaba hasta el hartazgo el compositor.
Para apoyar con la acción esta filosofía comenzó a brindar a sus fanáticos con páginas en Internet el material que él producía en estudio doméstico.
Estas canciones aparecieron primero en Deepcamboya, un sitio bautizado con el nombre del estudio en donde el artista pasa horas scribiendo canciones.
Los materiales colgados en la red eran de baja calidad sonora, por lo cual un grupo de seguidores (Camisetas para todos) se encarga de remasterizar el material y, con el permiso de Calamaro, lo dejan disponible en Internet.
Para asegurar la calidad total de sus grabaciones, Andrés Calamaro funda Radio Salmón Vaticano, iniciando así una suerte de ciberestudio de grabación en su sitio web oficial.
No obstante, su ausencia en las tiendas de discos se hacía cada vez más notoria.
En febrero de 2004 edita El cantante, un disco de versiones de boleros y temas del cancionero latinoamericano.
Además, Calamaro agrega tres temas que estuvieron de algún modo circulando por la web: "Estadio Azteca", "La libertad" y "Las oportunidades".
Este disco fue producido por Javier Limón y grabado en su estudio.
Además cuenta con la participación de músicos del calibre de Niño Josele y Jerry González.