Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



El Cassette
 Vistas desde creación:11708
 Vistas desde último cambio:11070
 Vistas este mes:11625
 Vistas este año:11708
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
El cassette, también llamado cinta cassette, es un medio de almacenamiento de datos magnético y analógico.
Es decir, es un tipo de cinta magnética utilizado para la reproducción y/o grabación de sonido.
Normalmente, pensamos que el cassette es un soporte analógico, no obstante, también se desarrollaron formatos de cassette compacto digital: DAT y DCC.
Cassette Compacto Analógico Para grabar las cintas magnéticas se utiliza el sistema de grabación mecánica analógica.
El cassette se compone una tira de plástico del grosor fino para que sea flexible y alargada, tanto que puede llegar a tener varios metros de longitud.
Esta tira de plástico lleva una fina capa de material magnético que guardará los datos a orientarse los polos magnéticos gracias a la acción de un cabezal lector/escritor.
Esta cinta está protegida por una caja rectangular y plana de plástico que tiene dos bobinas con capacidad de giro donde están unidas a ambos extremos de la cinta (la tira de plástico) y a su vez está embobinado en alguna de las dos.
El cassette se usa para guardar datos analógicos como audio, método de almacenamiento muy popular junto con los discos de vinilo, para las industrias discográficas anterior a la aparición del CD.
Pero también se usa para guardar datos digitales modulados de forma analógica, muy popular en los microordenadores con los que era usado como método de almacenamiento digital.
La principal diferencia con la grabación en discos es que en el cassette se almacenan los datos
en forma secuencial.
El reproductor de cintas magnéticas o casets se llamaba platina y, si era compacto y pórtatil; walkman.
El cassette, dependiendo de la longitud de la cinta, permite diversas duraciones de grabación.
Precisamente, el nombre de la cinta, ya indica la duración de la misma.
La más pequeña, la C5, permite 5 minutos, dos minutos y medio por cara.
La más larga, C120, permite las dos horas de grabación (60 minutos por cara).
A mayor longitud, más delgadas son las cintas, con el fin de que quepan en el mismo cartucho que las de menor longitud.
Cuando más delgadas sean las cintas peor se adaptara a las guías del propio cartucho, lo que puede provocar un mal contacto cabeza-cinta que puede originar que la cinta se enrolle (se desenrolle y se enganche) pudiendo estropear el reproductor.
Los fabricantes desaconsejan enérgicamente el uso de C120 y de C90, aunque estas últimas en menor medida.
Además, a mayor longitud, la cinta pesa más con lo que se acorta la vida útil del cabezal.
El deficiente contacto cabeza-cinta también puede provocar pérdidas en respuesta en frecuencia y otros problemas.
Llamado formato reel to reel (traducido rollo a rollo)
En 1963, la casa Philips lanzó al mercado los primeros grabadores para cintas de cassette.
El cassette compacto (como se llamó originalmente) fue patentado en 1964, por la división de en lo Países Bajos de la Philips Company, pero el nuevo inventó no adquirió relevancia hasta un tiempo después.
En 1965, apareció la cinta magnética virgen, que se comercializó con distintos formatos.
El cassette tenía sentido porque el magnetófono no era un equipo de fácil transporte ni portátil, el cassette, de mucho menor tamaño y compacto, quería solventar estos problemas y buscar esa franja de mercado que no estaba siendo cubierta.
La viabilidad comercial del nuevo invento se fue introduciendo lentamente.
Al principio, finales de los 60 y principio de los 70, era tan pobre la demanda, que incluso se lanzaban los álbumes de música en cassette después de que se hubieran puesto a la venta los LPs. (Como ocurre hoy con el cine que primero se estrena en cine y tras un periodo se pone al a venta el DVD)
La poca demanda se explica porque los primeros cassettes tenían inhabilitada la función de grabar, eran solo reproductores no grabadores.
La calidad del sonido del cassette mejoro notablemente con la introducción de los sistemas de ruido Dolby, lo que atrajo a nuevos consumidores y las firmas Ampex, Sony y TDK empezaron a producirlos en masa.
La cinta virgen fue introducida por la casa japonesa Maxell, a mediados de los 70, y, a finales de los años 70, Maxell y TDK se repartían el mercado de las cintas vírgenes.
En 1980, apareció la cinta de metal de mayor calidad y las compañías discográficas empezaron a lanzar simultáneamente los LPs y las cintas de cassette.
Paralelamente empezaron a aparecer los walkmans (pequeños cassettes portátiles con auriculares) que permitían al usuario escuchar su música en cualquier momento y en cualquier lugar.
Los modelos de walkman además empezaron a incorporar sintonizadores de radio AM/FM, agregando aún más diversidad a un qué usuario podría programar.
Los walkmans protagonizaron en aquella época la misma revolución social que, hoy por hoy, los reproductores de mp3.
El usuario podía grabar en una cinta la selección de música que creyera oportuna y llevarla allí donde quisiera.