Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



La muerte del Che Guevara por Eduardo Galeano
 Vistas desde creación:6949
 Vistas desde último cambio:6578
 Vistas este mes:6932
 Vistas este año:6949
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
Extraído del libro "Memorias del Fuego parte III" de Eduardo Galeano

Diecisiete hombres caminan hacia la aniquilación.
El cardenal Maurer llega a Bolivia desde Roma.
Trae las bendiciones del Papa y la noticia de que Dios apoya decididamente al general Barrientos contra las guerrillas.
Mientras tanto, acosados por el hambre, abrumados por la geografía, los guerrilleros dan vueltas por los matorrales del río Ñancahuazú.
Pocos campesinos hay en estas inmensas soledades; y ni uno, ni uno solo, se ha incorporado a la pequeña tropa del Che Guevara.
Sus fuerzas van disminuyendo de emboscada en emboscada.
El Che no flaquea, no se deja flaquear, aunque siente que su propio cuerpo es una piedra entre las piedras, pesada
piedra que él arrastra avanzando a la cabeza de todos; y tampoco se deja tentar por la idea de salvar al grupo abandonando a los heridos.
Por orden del Che, caminan todos al ritmo de los que menos pueden: juntos serán todos salvados o perdidos.
Mil ochocientos soldados, dirigidos por los rangers norteamericanos, les pisan la sombra.
El cerco se estrecha más y más.
Por fin delatan la ubicación exacta un par de campesinos soplones y los radares electrónicos de la National Security Agency, de los Estados Unidos.
La metralla le rompe las piernas.
Sentado, sigue peleando, hasta que le vuelan el fusil de las manos.
Los soldados disputan a manotazos el reloj, la cantimplora, el cinturón, la pipa.
Varios oficiales lo interrogan, uno tras otro.
El Che calla y mana sangre.
El contralmirante Ugarteche, osado lobo de tierra, jefe de la Marina de un país sin mar, lo insulta y lo amenaza.
El Che le escupe la cara.
Desde La Paz, llega la orden de liquidar al prisionero.
Una ráfaga lo acribilla.
El Che muere de bala, muere a traición, poco antes de cumplir cuarenta años, exactamente a la misma edad a la que murieron, también de bala, también a traición, Zapata y Sandino.
En el pueblito de Higueras, el general Barrientos exhibe su trofeo a los periodistas.
El Che yace sobre una pileta de lavar ropa.
Después de las balas, lo acribillan los flashes.
Esta última cara tiene ojos que acusan y una sonrisa melancólica.
Creía que hay que defenderse de las trampas de la codicia, sin bajar jamás la guardia.
Cuando era presidente del Banco Nacional de Cuba, firmaba Che los billetes, para burlarse del dinero.
Por amor a la gente, despreciaba las cosas.
Enfermo está el mundo, creía, donde tener y ser significan lo mismo.
No guardó nunca nada para sí, ni pidió nada nunca.
Vivir es darse, creía; y se dio.