Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Citroën
 Vistas desde creación:2499
 Vistas desde último cambio:2158
 Vistas este mes:2472
 Vistas este año:2499
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
Fuente: Auto historia

En 1958, la Societe Anonyme André Citroën decide radicarse en Argentina.
Junto a la empresa local Staud y Cía. realizan los estudios de factibilidad para producir integralmente modelos de la marca. Los planes de radicación son aceptados por la Secretaría de Industria y Minería y el 8
de Mayo de 1959 el Poder Ejecutivo Nacional le otorga Personería Jurídica a Citroën Argentina S.A.
El modelo elegido para la producción fue el Citroën 2CV que de acuerdo a la legislación vigente integraba el denominado segmento B de automóviles de pasajeros con motorizaciones entre 190 cm3 y 700 cm3.
Se adquiere un inmueble sobre la calle Zepita 3220 en el barrio de Barracas que pertenecía a la empresa Catita S.A. productora de cocinas y estufas a gas.
La inversión inicial fue de 8.250.000 dólares y contemplaba la compra de todo el herramental necesario y su instalación para la producción integral de automóviles.
Como muchas otras empresas, le necesidad de abastecer rápidamente la demanda obligó a Citroën a adaptar un establecimiento ya existente antes de levantar una planta nueva.
Se recurrió así a las instalaciones de la empresa Pfaff-Bromberg ubicadas en la localidad de Jappener en el partido bonaerense de Brandsen, donde comenzaron fabricarse a partir de 1960 los primeros Citroën 2 CV y la Furgoneta Citroën.
Mientras tanto, se reacondicionaba el edificio de Barracas, y finalmente en 1962 con la presencia de su nuevo directorio encabezado por Michel Koundadzé, se inaugura oficialmente la planta sobre la calle Zepita.
El programa de inicial contemplaba la producción de 10.000 unidades en 1962, 15.000 en 1963 y 20.000 en 1964.
Dentro de estas cifras estaba prevista la exportación del modelo 2 CV al Paraguay.
En 1965 la planta cuenta con una superficie cubierta de 69.000 m2 y emplea a 961 operarios.
La producción de ese año totaliza 6.300 unidades del modelo 2CV AZL y 1.400 de la Furgoneta AZU.
Las exportaciones aumentan con el envío a Uruguay de chasis, motor y caja para montar el 2 CV y también se envía una partida de caja de velocidades del mismo modelo a España.
Durante la década se realizan constantes mejoras en el motor y sistema de transmisión que equipa a ambos modelos y en 1969 se lanza el Citroën 3CV.
Ese mismo año Citroën se incorpora a la Asociación de Fábricas de Automotores de la República Argentina (ADEFA) Los lanzamientos continúan al iniciarse la década del ´70.
En 1970 el Ami 8 se incorpora a la gama de productos Citroën y al año siguiente, un nuevo utilitario con carrocería de plástico, el Mehari, hace su aparición destinado especialmente al público joven.
De esta manera se completa la gama que prácticamente con la misma base mecánica, ofrece diversas opciones.
Al poco tiempo se discontinúa el 2CV y la oferta se concentra en los modelos restantes.
Hasta 1977 la producción total de Citroën Argentina alcanzaba 204.980 unidades.
Poco tiempo después, los avatares de la economía comenzaron a hacerse sentir especialmente sobre los sectores medios de la sociedad que perdió gran parte de su poder adquisitivo.
Este sector constituía el principal mercado de Citroën y pronto se hizo notar en su volumen de ventas.
En 1979, desde la casa matriz se decide vender todos los activos de la empresa y retirarse de la actividad productiva.
Las instalaciones de Citroën Argentina son adquiridas por un grupo de empresarios argentinos liderado por Eduardo Sal Lari, Presidente de la empresa Daher Boge proveedora de Citroën, que continúa con la producción de algunos de sus modelos bajo la marca IES.