Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



ESMA
 Vistas desde creación:2631
 Vistas desde último cambio:2288
 Vistas este mes:2606
 Vistas este año:2631
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
El edificio que se convirtió en un símbolo de la represión ilegal - Funcionaron salas de torturas y celdas clandestinas Desde allí se llevaba a los detenidos hacia los "vuelos de la muerte" También se daba en adopción ilegal a los bebes que nacían en cautiverio Sólo en el expediente que tramita el juez federal porteño Sergio Torres se investigan más de 300 denuncias de crímenes cometidos en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), donde funcionó uno de los mayores centros clandestinos de detención creados durante la dictadura.
Los relatos de torturas, asesinatos, apropiación de bebes nacidos en
cautiverio y los denominados "vuelos de la muerte" alimentaron en los últimos 20 años la fama tétrica del predio situado en la Avenida del Libertador al 8200.
Los organismos defensores de los derechos humanos sostienen que más de 3000 personas fueron detenidas en los calabozos del casino de oficiales de la ESMA (un edificio de tres pisos, un sótano y un altillo) entre marzo de 1976 y el regreso de la democracia.
Por la causa que lleva el juez Torres están detenidos más de 10 ex marinos, entre ellos Alfredo Astiz y quien condujo el grupo de tareas 3.3.2, que funcionó en la ESMA, Jorge "El Tigre" Acosta.
Mientras que por otros casos relacionados con la escuela (de apropiación de criaturas) se dispuso el arresto domiciliario del ex jefe de la Armada Emilio Massera.
Entre los detenidos en la ESMA figuraron, según denuncias efectuadas por sobrevivientes y por ex marinos, las monjas francesas Alice Domon y Leonie Duquet.El ex capitán de Corbeta Adolfo Scilingo -hoy detenido en España por orden del juez Baltazar Garzón- relató ante los tribunales argentinos: "Salieron de la ESMA anestesiadas en un vehículo y fueron al apostadero donde las subieron a una lancha.
Ahora, ¿cómo las fondearon? Yo descarto el método de tambores con cemento (...)
Yo pienso que podía ser con cadenas, en la Armada hay muchas cadenas, con trozos de cadenas viejas que se la hayan agregado a los grilletes.
" Según las denuncias que constan en la causa que lleva adelante Torres, el grupo de tareas 3.3.2 se dividía en tres sectores: el operativo (a cargo del secuestro de personas buscadas por la dictadura), inteligencia (que recolectaba información bajo torturas a los recién detenidos) y logística (que organizaba la infraestructura del centro clandestino)
Los testigos y denunciantes describieron al detalle la fisonomía del casino de oficiales durante las operaciones del GT 3.3.2.
La planta baja, conocida como "El Dorado", albergaba la central de inteligencia, donde se planificaban las "salidas" de los marinos.
Los interrogatorios con torturas se llevaban a cabo en el sótano.
En el expediente abundan los relatos de métodos como las golpizas, el submarino (la inmersión hasta la asfixia) y la picana eléctrica.
Había allí tres cuartos preparados para esos crímenes, un dormitorio de los guardias, un baño y una sala de enfermería.
En un ala del tercer piso, con escasa ventilación y sin luz natural, funcionaba "La Capucha", donde se colocaba a los detenidos acostados sobre colchonetas y amarrados con grilletes y esposas y encapuchados, separados unos de otros por tabiques de madera.
Era una tortura psicológica que denunciaron todos los sobrevivientes de la ESMA que pasaron por la Justicia.
Del otro lado del mismo piso funcionó "La Pecera", donde entre otras funciones se llevaba un archivo de los detenidos.
Las causa principal sobre los crímenes cometidos en la ESMA -que fue archivada a fines de los años ochenta- se reactivó a partir de la anulación de las leyes de obediencia debida y punto final.
Pero, antes de ello, se había avanzado en la investigación de la apropiación de bebes nacidos en cautiverio, que se trata de un delito no incluido en las leyes exculpatorias.
Según la declaración de ex integrantes de la fuerza (entre ellos, Scilingo), la Armada dispuso que las embarazadas detenidas deberían dar a luz, pero que sus niños debían ser dados en adopción a familias de marinos o allegados.
En el acta de nacimiento, ya se inscribían como hijos de los padres adoptivos, mientras que la madre biológica era asesinada poco después.