Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Firmenich
 Vistas desde creación:6477
 Vistas desde último cambio:5939
 Vistas este mes:6449
 Vistas este año:6477
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
Mario Eduardo Firmenich (24 de enero de 1948) fundó la organización armada nacional-católica Montoneros.
Firmenich egresó como bachiller del Colegio Nacional de Buenos Aires, y participó activamente en la Juventud Estudiantil Católica, sosteniendo ideas propias de la derecha nacionalista.
Otros futuros líderes de Montoneros, como Fernando Abal Medina, provendrían del mismo contexto.
Firmenich integró
el grupo fundador de la organización armada Montoneros, junto a Abal Medina y otros, como Carlos Gustavo Ramus y Norma Arrostito; la organización estaba fundada sobre una interpretación idiosincrática del peronismo, comprendido a la manera nacionalista como única forma política revolucionaria adaptada a la situación argentina y fusionada con elementos que, sin duda presentes en el marco general peronista, cobraron mayor intensidad por la ideología de sus fundadores, en especial el nacionalismo católico y la revolución cubana.
El 29 de mayo de 1970 Firmenich participó en la Operación Pindapoy, consistente en el secuestro y posterior enjuiciamiento del ex-dictador Pedro Eugenio Aramburu, que acabó en el fusilamiento del militar.
Siendo en un primer momento un miembro llano de la organización, luego de la muerte de Abal Medina, Ramus y Carlos Sabino Navarro, alias "Negro", a manos del gobierno militar de la llamada Revolución Argentina, Firmenich alcanzó el liderazgo de la conducción nacional de Montoneros, cargo que mantuvo hasta la disolución de la organización.
Entre 1971 y 1977 Firmenich lideró la OPM Montoneros como secretario general, desempeñándose también como autor de su línea política y de la mayoría de sus documentos a través de las diversas alternativas de la lucha política de la época.
Firmenich contó con más respeto por su capacidad intelectual que por su carisma; se lo consideró frecuentemente representante del ala más militarista de la organización.
La relación de Montoneros con Perón sufrió fuertes altibajos; durante su forzoso exilio en España, éste se mostró complaciente con las acciones de la organización, y para cuando el gobierno de facto Alejandro Agustín Lanusse dio lugar finalmente a elecciones, en las que resultó electo Héctor J. Cámpora, varias figuras afines a ella ocuparon puestos de gobierno.
Entre ellas se contaban Esteban Righi, nombrado ministro de Interior, el gobernador de Salta Miguel Ragone y el vicegobernador cordobés Atilio López.
Sin embargo, muchas de estos logros se revirtieron durante el breve gobierno del sucesor de Cámpora, Raúl Lastiri, pariente y amigo del Brujo José López Rega; López Rega, enviado por Perón como ministro de Bienestar Social durante el gobierno de Cámpora, había cobrado una gran influencia sobre el matrimonio Perón.
No se conoce a ciencia cierta cuánto de la orientación que tomaría el tercer gobierno de Perón se debe a él, pero sin duda fue uno de los artífices del giro a la derecha de éste y uno de los principales impulsores de la Triple A, como se conoció a la Alianza Anticomunista Argentina.
Fue en este contexto en que se produjo el regreso de los Perón a la Argentina; cuando, el 20 de junio de 1973, una inmensa movilización de masas fue a recibirlos a Ezeiza, las alas derecha e izquierda del peronismo se enfrentaron abiertamente.
La facción de derecha, liderada y organizada por López Rega y por el coronel Jorge Osinde se cobró numerosas víctimas en la llamada masacre de Ezeiza y contó con el apoyo público del mismo Perón.
Se cree que fue Firmenich quien ideó el plan, llevado a acabo el 25 de octubre de ese mismo año, de asesinar a José Ignacio Rucci, secretario general de la CGT, uno de las figuras más importantes de la línea conservadora del peronismo sindical; esta acción, emprendida con la intención de debilitar la influencia de los mismos en el entorno de Perón, fue posiblemente una de las más desafortunadas políticamente emprendidas por la fuerza, y ocasionó un recrudecimiento del enfrentamiento entre las dós corrientes del peronismo.
La situación llevó a Firmenich junto a otros miembros de la conducción nacional como Roberto Quieto, ex-líder de las marxistas Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) recientemente fusionadas con Montoneros a apartarse del gobierno peronista, que había neutralizado la influencia montonera en el Parlamento imponiendo una rígida disciplina partidaria.
El agravamiento de las circunstancias por las persecuciones de la Triple A y el aval dado por Perón a las mismas con la aprobación de la "Ley Antisubversiva" radicalizaron el enfrentamiento.
Cuando en la celebración del día del Trabajo el 1 de mayo de 1974 el discurso de Perón desde los balcones de la Casa Rosada los definió como "imberbes y estúpidos", Montoneros anunció su regreso a la lucha armada.
La clandestinidad estaba próxima.
A la muerte de Perón, y tras la asunción de su esposa y vicepresidente María Estela Martínez, maleable a la influencia de López Rega, la Conducción Nacional de Montoneros dirigida por Firmenich decidió el "pase a la clandestinidad" de la organización y de los frentes de masas que ésta había construido y que constituían la corriente principal dentro de la tendencia revolucionaria peronista (la Juventud Peronista, la Juventud Universitaria Peronista, la Juventud Trabajadora Peronista, el Movimiento de Villeros Peronistas, el Movimiento de Inquilinos Peronistas, la Agrupación Evita, etc.)
El 15 de julio de 1974 Montoneros, bajo la dirección de Firmenich, secuestró y mató al ex-ministro Arturo Mor Roig, intentando desestabilizar el gobierno cada vez más cerradamente unido en torno a López Rega.
Finalmente, tras el ataque del Ejército Revolucionario del Pueblo al Depósito de Arsenales 601 "Domingo Viejobueno", en Monte Chingolo, provincia de Buenos Aires, fue proscrita y sujeta al accionar de la represión militar.
Firmenich se ocupó de la dirección de las operaciones armadass de la organización entre las que se contó la Operación Mellizas, el secuestro de los millonarios industriales Juan y Jorge Born, gracias al cual Montoneros se hizo con un rescate récord de 60 millones de dólares y de las relaciones institucionales, reuniéndose entre otras figuras con el dirigente opositor Ricardo Balbín, de la tendencia socialdemócrata de la Unión Cívica Radical.
Al producirse el golpe militar que dió lugar al Proceso de Reorganización Nacional en marzo de 1976, Firmenich permaneció en la Argentina durante un año.
En 1977 se exilió, deteniéndose en Roma y México hasta recalar en Cuba como huésped de Fidel Castro.
En 1978, en coincidencia con el mundial de fútbol a realizarse en Argentina, Firmenich lideró una campaña publicitaria de gran alcance con el objeto de concientizar a la comunidad internacional de los abusos cometidos por la dictadura.
En el contexto de la misma se reunió con buena parte de los líderes de la Internacional Socialista, como Lionel Jospin y Willy Brandt.
Ese mismo año dispuso la reorganización de la OPM en un "Partido Montonero" y un "Ejército Montonero".
El decreto 2.742 del 29 de diciembre de 1990 otorgó la libertad de Firmenich.