Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Historieta
 Vistas desde creación:6815
 Vistas desde último cambio:6304
 Vistas este mes:6799
 Vistas este año:6815
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
Se llama historieta, cómic (del inglés "comic") o tebeo (de TBO) La forma oriental se denomina Manga.
Los comics pueden estar dibujados en papel, o en forma digital (e-comic)
El nombre historieta se aplica en Argentina, Cuba, España, México o Perú, aunque en castellano existen otras formas locales de denominarla: tebeo (España), monitos (México y Chile), muñequitos (Cuba), etcétera.
Historieta proviene
de latín historia y este a la vez del griego cuya raíz es histor que significa juez.
Hacia los años 1970, se empezó a imponer en el mundo castellanoparlante el término de origen anglosajón cómic, aceptado también en castellano.
Algunos mantienen que el origen de la historieta se remonta a la antigüedad.
Podríamos decir que las pinturas rupestres, pintadas en las grutas como la de Lascaux en Francia o aquellas que encontramos en Italia, Argelia o China pueden ser consideradas como historietas, ya que relatan historias mediante imágenes.
Los frescos y relieves egipcios, griegos, romanos y aztecas también se ajustan a esta definición.
De esta manera, los jeroglíficos egipcios y la columna Trajana se contarían entre los antecesores de la historieta.
En la Edad Media Europea, la historieta en soportes como las vidrieras y los tapices sería mejorada en los manuscritos iluminados que pueden considerarse como los primeros libros de historieta.
A pesar de que Gutenberg había introducido ya en 1446 la imprenta en Occidente, la reproducción masiva del dibujo no fue posible hasta 1789, año en el que se descubrió la litografía.
A diferencia de otras técnicas como el grabado, la litografía permitía técnicamente la impresión directa sobre la página sin ningún proceso humano intermedio, gracias a planchas resistentes a múltiples prensados.
En noviembre de 1830 la revista Le Caricature inauguraría la tradición contemporánea de la caricatura política lanzando una campaña contra Luis Felipe “el rey burgués” por medio de imágenes satíricas de nombres de la talla de Daumier o Gustave Doré.
La británica Punch Magazine (1841) fue el motor de la expansión mundial de la historieta.
De periodicidad mensual, Punch se dirigiría a un nuevo sector aupado también por la revolución social e industrial: la infancia.
A la novedad del proyecto de Punch se uniría una indiscutible calidad de la mano de ilustradores como John Tenniel, conocido por su trabajo en Alicia de Lewis Carroll.
El modelo de Punch fue imitado a lo largo del mundo.
En Alemania daría lugar a Fliegende Blatter (1848) en el que debutaría el excepcional Wilhelm Busch autor de una de las historietas más avanzadas de su tiempo, Max und Moritz (1865)
En Japón Japan Punch (1862)
Y lo, que es más importante, en Estados Unidos inspiraría los magazines Puck (1871), Life y Judge, verdadero campo de pruebas del cómic de prensa en los que comenzaron, entre otros, Richard Fenton Outcault y George Herriman.
Un grupo de expertos reunidos para la ocasión en Salón de Lucca (Italia) determinaron como fecha del nacimiento del cómic el 16 de Febrero de 1896, día de publicación de la tira de prensa The Yellow Kid and his new Phonograph de Richard Fenton Outcault en el New York Journal.
Esta tira fue la primera en combinar la organización de su discurso en secuencia de imágenes y la integración de la palabra mediante globos o bocadillos.
William Randolph Hearst reivindicó para si mismo la sugerencia de tal sistema a Outcault, extremo sin confirmar.
Coincidentalmente, ese mismo año la revista inglesa Comic cuts estableció el nombre por el cual hoy es conocida mundialmente la historieta.
El uso de globos para texto no se introduciría en el arte secuencial europeo hasta 1908 con Les pieds nickelés de Forton y no se generalizaría hasta después de la Primera Guerra Mundial con Zig et Puce (1925) de Alain Saint Ogan.
Hasta entonces los cómics europeos colocaban los textos al pie de la viñeta.