Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Metáfora
 Vistas desde creación:2791
 Vistas desde último cambio:2464
 Vistas este mes:2761
 Vistas este año:2791
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
La metáfora (del griego meta, «más allá», y forein, «pasar», «llevar») es un recurso literario (un tropo) que consiste en identificar dos términos entre los cuales existe alguna semejanza.
Uno de los
términos es el literal y el otro se usa en sentido figurado.
La metáfora tiene tres niveles: El tenor es aquello a lo que la metáfora se refiere, el término literal.
El vehículo es lo que se dice, el término figurado.
El fundamento es la relación existente entre el tenor y el vehículo.
Verbigratia: Tus ojos, lagos reidores Los ojos son el tenor, los lagos el vehículo y el fundamento sería el color azul oscuro de los ojos.
A la metáfora en la que aparecen estos tres niveles se le denomina metáfora explícita.
Sin embargo, cuando el tenor no aparece, se la denomina metáfora implícita (Los lagos de tu rostro)
La metáfora enriquece el lenguaje, ya que a menudo el uso metafórico de alguna palabra coexiste con el literal hasta adquirir rango propio: la falda de la montaña recibe este nombre por su parecido con las faldas, las patas de los muebles por las patas de los animales, el ratón del ordenador por el de verdad, etc.
Usando una terminología de la semiótica se dice entonces que metáfora es la substitución de un significante por otro significante para un mismo significado.
Por otro lado, la metonimia es un recurso literario similar a la metáfora, pero en el cual la relación entre los términos identificados no es de semejanza; puede ser causa-efecto, parte-todo, autor-obra, continente-contenido, etc.