Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



La noche de los bastones largos
 Vistas desde creación:3028
 Vistas desde último cambio:2677
 Vistas este mes:2969
 Vistas este año:3028
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 

Extraído del libro "Argentinos" (Parte II) de Jorge Lanata
A comienzos de agosto de 1966, mientras viajaba hacia Montevideo con un par de valijas hechas a las apuradas, Manuel Sadosky supo que iba a pasar bastante tiempo hasta que pudiera volverse a encontrar con Clementina.
Sadosky era vicedecano de Ciencias Exactas y en la noche del 29 de julio de 1966 vio a la Policía Federal entrar a la Facultad para desalojarlos a todos sin distinción: alumnos, profesores, no docentes.
Onganía acababa de promulgar ese mismo día el decreto 16.912 anulando el gobierno tripartito de docentes, graduados y alumnos.
El General ordenó que los rectores se convirtieran de inmediato en delegados del Ministerio de Educación.
Si esto no era acatado en 48 horas los cargos
quedarían vacantes.
El general Fonseca dio la orden de represión en Exactas: –Sáquenlos a tiros, si hace falta.
¡Hay que limpiar esta cueva de marxistas! Rolando García, el decano, trató de frenar la estampida pero terminó con las manos contra la pared, como los alumnos y el resto de los docentes.
En la hilera, confundido entre los argentinos, un profesor norteamericano del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) no daba crédito a sus ojos.
Cuando en la comisaría tomaron conciencia de su endeble español y del acento dieron aviso a la embajada y fue liberado de inmediato.
El cónsul envió una nota al New York Times, y así la "Noche de los Bastones Largos" tuvo su bautismo en la prensa mundial.
En la comisaría, Manuel Sadosky pensó otra vez en el destino de Clementina.
No iba a poder llevársela a Uruguay: Clementina.medía dieciocho metros de largo y le había costado 300.000 dólares al Estado argentino.
Era la primera computadora que había entrado al país, en 1961.
Cuando la escucharon funcionar por primera vez advirtieron que emitía un sonido que, modulado, daba la melodía de Clementine, una canción muy popular en Inglaterra.
Al poco tiempo los investigadores de Exactas le habían enseñado un tango, para compensar.
Pero la siguieron llamando Clementina.
Sadosky se exilió cinco años en el Uruguay, donde organizó el Instituto de Cálculo y traicionó a Clementina. con una computadora más joven.
Según un estudio realizado por Marta Slemenson en 1970 para el área de investigación social del Instituto Di Tella, titulado "Emigración de científicos argentinos", luego de la Noche de los Bastones Largos 1.378 docentes renunciaron a la Universidad de Buenos Aires.
De los 301 que emigraron, 215 eran científicos y 86 eran investigadores de áreas sociales o humanísticas; 166 se quedaron en universidades latinoamericanas, 94 se fueron a Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá, y 41 se instalaron en Europa.
El historiador Alain Rouquié escribió como respuesta a aquella paranoia anticomunista: "Los Estados Unidos recibieron con los brazos abiertos a muchos de los supuestos comunistas echados de las universidades argentinas".
Como consecuencia de la intervención militar, la Universidad fue cerrada por un año.
En su ensayo "El garrote y la inteligencia", publicado por la revista Todo es Historia, Gerardo Brá da cuenta de las instituciones que apoyaron la invasión de Onganía a la Universidad: -La Confederación Interamericana de Defensa del Continente, con la firma de Alberto Daniel Faleroni, manifestó su total "beneplácito por las patrióticas y necesarias medidas de protección".
La Unión de Entidades Liberales Argentinas, la Confederación Universitaria Argentina Liberal y Acción Liberal Argentina emitieron una declaración conjunta de total apoyo.
Aseguraron que las "autoridades nacionales se vieron precisadas a adoptar esta actitud ante la vigencia de una falsa autonomía universitaria subordinada a la política subversiva del marxismo internacional".
El Ateneo de Estudios Sociales-Cristianos de Ciencias Económicas, con las firmas de Osvaldo Carosella y Marcelo J.Bustelo, justificó el atropello a raíz del "proceso que viene evolucionando a causa de la avasallante infiltración marxista".
La Asociación de Egresados de Medicina de Buenos Aires, en una nota suscrita por los doctores Juan Dillon y Pedro Arcamendia, denunciaron "las agresiones físicas, materiales y morales cometidas por elementos universitarios de reconocida filiación marxista".
La Federación de Entidades Democráticas de la Argentina, con la firma de Apeles Márquez y Francisco Rizzuto, expresó que "la ley 16912 tiene como finalidad acabar con la subversión".
El Ateneo Estudiantil Argentino, que agrupa "a la juventud estudiosa del Colegio Nacional de Buenos Aires" manifestó que "entendemos que han sido dados los primeros pasos para la jerarquización de la Universidad".
-El Dr. Bernardo Houssay, Premio Nobel de Medicina del año 1947, dijo luego de sostener una extensa reunión con el general Onganía: "Tengo plena confianza en que los problemas del ámbito universitario serán resueltos cuando se hagan más comprensibles para todos los fines que persigue el gobierno en esa materia".