Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Proserpina
 Vistas desde creación:6951
 Vistas desde último cambio:6177
 Vistas este mes:6890
 Vistas este año:6951
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
Proserpina, también conocida como Perséfone en la mitología griega.
Hija de Deméter (Ceres en la m.g), cuenta la leyenda que mientras estaba en el lago de Pergusa (Sicilia) en los tiempos de las
primaveras eternas, entretenida en recoger lilas y jugar con otras doncellas, el dios Plutón(Hades en m.g), señor de los infiernos,la vió y se enamoró de ella.
La arrebató del idílico paisaje y se la llevó a su reino para tomarla como esposa.
Proserpina, llena de espanto, gritó y llamó por su madre, pero todo fue inútil, pues se la llevó con su carro a las profundidades de la Tierra donde su madre no pudo encontrarla por más que buscó.
Entonces Ceres, desesperada, maldijo a toda la Tierra que hasta entonces había cuidado con gran amor e interés.
A partir de ese momento se despreocupó de sus cuidados y la tierra se vio condenada a la esterilidad.
Sin embargo, una ninfa que había sido testigo del rapto de Prosérpina, le contó a Ceres lo sucedido.
Indignada, la preocupada madre se dirigió al Olimpo y rogó a Júpiter que intercediera para recuperar a su hija.
Júpiter, que no quería indisponerse con Plutón y tampoco quería dejar de ayudar a Ceres, concedió lo siguiente: Durante seis meses Prosérpina viviría con su madre en la tierra, y los otros seis meses con su marido en los infiernos.
Esa decisión confortó a Ceres que volvió a sonreir y produjo el renacer de la naturaleza.
Desde entonces, cuando Prosérpina desciende al reino tenebroso junto a su marido, la tierra se cubre de hielo, dolor y tristeza: los árboles pierden sus hojas y se marchitan las flores, y toda la naturaleza espera el momento en que Prosérpina vuelva con su madre, y con ella la alegría y los frutos que alimentan a los seres que pueblan la Tierra.