Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Ventanas
 Vistas desde creación:2542
 Vistas desde último cambio:1837
 Vistas este mes:2398
 Vistas este año:2542
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 

por Eduardo Galeano

Ventana sobre los nadies
Sueñan las
pulgas con comprarse un perro y suenan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique que la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada. Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos.
Que no son, aunque sean. Que no habían idiomas, sino dialectos. Que no profesan religiones, sino supersticiones.Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore. Que no son seres humanos, sino recursos humanos. Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local. Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata...

Ventana sobre la memoria

A orillas de otro mar, otro alfarero se retira en sus años tardíos.Se le nublan los ojos, las manos le tiemblan, ha llegado la hora del adiós. Entonces ocurre la ceremonia de la iniciación: el alfarero viejo ofrece al alfarero joven su pieza mejor.Así manda la tradición, entre los indios del noroeste de América: el artista que se va entrega su obra maestra al artista que se inicia.Y el alfarero joven no guarda esa vasija perfecta para contemplarla y admirarla, sino que la estrella contra el suelo, la rompe en mil pedacitos, recoje los pedacitos y los incorpora a su arcilla.

Ventana sobre la utopía
Ella está en el horizonte -dice Fernando Birri-.Me acerco dos pasos, y ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá.
Por mucho que yo camine, nunca la alcanzaré.¿Para que sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar.

Ventana sobre el miedo
El hambre desayuna miedo. El miedo al silencio aturde las calles. El miedo amenaza: Si usted ama, tendrá sida.Si fuma, tendrá cancer.Si respira, tendrá contaminación.Si bebe, tendrá accidentes. Si come, tendrá colesterol. Si habla, tendrá desempleo. Si camina, tendrá violencia. Si piensa, tendrá angustia.
Si duda, tendrá locura. Si siente, tendrá soledad...

Ventana sobre la disciplina
El jurista y filósofo británico Jeremy Bentham había inventado una aritmética moral que le permitía medir el Bien y el Mal. Contra el Mal creó, en 1787, la cárcel perfecta. La llamó "Panóptico".Era un gran cilindro de celdas, dispuestas en anillo alrededor de una torre central.Desde la torre, el ojo del vigilante vigilaba, y los vigilados no podían ver el ojo que los veía. El proyecto de cárcel podía servir también como manicomio, fábrica, cuartel o escuela.
En muchos
países del mundo se puso en práctica, en los años siguientes, esta arquitectura del poder, que Bentham había diseñado "para castigar a los incorregibles, controlar a los locos, corregir a los viciosos, aislar a los sospechosos y hacer trabajar a los ociosos".
Cuando murió, se cumplió su última voluntad.Bentham fue disecado, como él quería: sentado en su silla de siempre, vestido de negro, con el puño en el bastón.
Y así este domador del caos del mundo pudo seguir vigilando, durante muchos años, las reuniones de la junta directiva del University College de Londres.
"Presente pero no votante", según constaba en las actas de las sesiones...

Ventana sobre el paso del tiempo
Seis siglos después de su fundación, Roma decidió que el año empezaría el primer día de enero.Hasta entonces, cada año nacía el 15 de marzo. No hubo más remedio que cambiar la fecha, por razón de guerra. España ardía. La rebelión, que desafiaba el poderío imperial y devoraba miles y más miles de legionarios, obligó a Roma a cambiar la cuenta de sus días y los ciclos de sus asuntos de estado.Largos años duró el alzamiento, hasta que por fin la ciudad de Numancia, la capital de los rebeldes hispanos, fue sitiada, incendiada y arrasada.En una colina rodeada de campos de trigo, a orillas del río Duero, yacen sus restos. Casi nada ha quedado de esta ciudad que cambió, para siempre, el calendario universal. Pero a la medianoche de cada 31 de diciembre, cuando alzamos las copas, brindamos por ella, aunque no lo sepamos, para que sigan naciendo los libres y los años.