Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



1979 - Pink Floyd - The Wall
 Vistas desde creación:5716
 Vistas desde último cambio:5206
 Vistas este mes:5677
 Vistas este año:5716
subir a armonía y música. 
The Wall es una ópera rock y una obra conceptual de Pink Floyd, señalada por la crítica y los seguidores del grupo como uno de los mejores trabajos de la banda (junto con Dark Side of the Moon y Wish You Were Here), que ha pasado a ser uno de los grandes clásicos del rock y cuya atmósfera morbosa y depresiva ha inspirado a muchos otros músicos de rock.
El álbum
consiguió 23 discos de platino y se sitúa en el tercer lugar de los discos más vendidos de todos los tiempos.
La idea le surgió a Roger Waters cuando en un concierto de la gira de Animals en Montreal, (denominada Pink Floyd - In The Flesh), el comportamiento agresivo de un fan de primera fila condujo a Waters a escupirle en la cara.
Inmediatamente disgustado consigo mismo y con lo que llegaban a ser algunos macro-conciertos, Waters comenzó a fantasear con la idea de construir un muro entre el escenario y la audiencia, lo que llevó posteriormente a la concepción del álbum.
Hay que comprender que Pink Floyd siempre abordaba sus espectáculos para que lo principal fuera lo visual y lo sonoro, dejando normalmente al grupo en un segundo plano en la penumbra del escenario.
Así, sobre todo Waters, sentía rechazo a la alienación que percibía entre los fans con los grandes grupos y superestrellas del rock, (de hecho en su carrera posterior en solitario solía rehuir los grandes espacios) y esta semilla está en la concepción de The Wall y forma parte expresa de la historia en los temas "In The Flesh" y "Young Lust".
A esta idea se le añadieron otros "ladrillos", como la guerra, la sobreprotección materna, el fracaso sentimental, la violencia policial, la educación infantil, o la locura (Syd Barrett fundador del grupo desapareció por ella), llegando a construir el esqueleto conceptual del muro (The Wall).
Así, el concepto y la mayoría de temas del álbum son obra de Roger Waters.
La historia nos retrata la vida de una estrella ficticia del rock llamada "Pink", que se convierte en un anti-héroe mentalmente enfermo debido a los traumas que la vida le va deparando.
La muerte de su padre (autobiográfico de Waters) en la Segunda Guerra Mundial en una acción en la que los mandos británicos sacrificaron a muchos soldados, la sobreprotección materna, la opresión de la educación británica, los fracasos sentimentales, su mundo de superestrella, etc., son convertidos por él en ladrillos de un muro que le aísla, construido con el fin de protegerse del mundo y de la vida, pero que le conduce a un mundo de fantasía auto-destructiva.
Durante un intento de suicidio con drogas, la alucinación lo convierte en un dictador fascista, el polo radicalmente opuesto a lo que "Pink" siente y es, señalando el punto sin retorno a la locura, pero que finalmente "Pink" no quiere traspasar.
Finalmente se celebra "un juicio" ficticio y simbólico contra "Pink", que termina con la condena a derribar el muro y a exponerse al mundo exterior, en una liberación final que permite a "Pink" volver a "fluir".
La historia fue desarrollada para ser convertida en película, como así
sucedió tres años después de su grabación como álbum en 1979.
En el diseño de la carpeta del doble álbum trabajó Gerald Scarfe, creando la variedad de personajes de ficción que más tarde aparecerían en los conciertos y en la película.
Después de que Roger Waters abandonara Pink Floyd en 1985, se entablo con David Gilmour y Nick Mason una disputa legal acerca de los derechos sobre la marca "Pink Floyd" y todo su material producido hasta la fecha, y que terminó dando a Gilmour y Mason los derechos sobre la marca y la mayoría de la obra, pero que dejó a Waters los derechos sobre The Wall y el resto de sus composiciones para Pink Floyd.
Pink Floyd desarrolló una gira con The Wall pero sólo en unas pocas ciudades (New York, Los Angeles, Londres y Dortmund). El espectáculo incluyó la proyección de secuencias de animación que posteriormente servirían para la película, así como reproducciones de los personajes como gigantescas marionetas, todo ello realizado por Gerald Scarfe.
El espectáculo comenzaba con los supuestos miembros de Pink Floyd con las caras cubiertas por máscaras, para ser poco a poco ocultados de la audiencia por la construcción de un gigantesco muro en el que sucedían las proyecciones y las actuaciones de las marionetas, y que finalmente era destruido de forma explosiva durante "The Trial" (el juicio), todo ello según se desarrollaba la propia historia.
Este impresionante montaje requirió importantes cantidades de dinero, siendo un desastre económico para Pink Floyd.
Irónicamente, Richard Wright que había abandonado el grupo durante la grabación en 1979, volvió a participar en estos conciertos, pero con un sueldo fijo, lo que le permitió ser el único que ganara algo de dinero con la producción.
Roger Waters en solitario organizó un gigantesco concierto con The Wall en Berlín el 21 de julio de 1990, con varios famosos músicos incluyendo a Van Morrison, Sinead O'Connor, Cyndi Lauper, The Scorpions, Jerry Hall o Bryan Adams, para conmemorar la caída del Muro de Berlín y para posibilitar la creación de una fundación World War Memorial Fund for Disaster Relief contra las guerras y sus consecuencias.
La versión de cine de The Wall se filmó en 1982 por la Metro-Goldwyn-Mayer bajo el título de Pink Floyd: The Wall, con Alan Parker como director y Bob Geldof (el líder de los Boomtown Rats) como "Pink".
También participaron en escenas Bob Hoskins y la joven Joanne Whalley.
La película es prácticamente el mismo álbum llevado al cine, sólo con algunas modificaciones y con unas sorprendentes escenas de animación a cargo de Gerald Scarfe.
Roger Waters dijo en 1988 en una entrevista de radio, en relación con la película:
"era un poco desagradable para mi, porque al final del día no sentía ninguna simpatía por el protagonista ("Pink") que encarnaba Geldof.
El impacto sobre los sentidos era tan continuo y fuerte que realmente no me permitió sentirme involucrado con él".