Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Miles Davis: Un soplo al corazón
 Vistas desde creación:2493
 Vistas desde último cambio:2217
 Vistas este mes:2480
 Vistas este año:2493
subir a armonía y música. 
por Mariano del Mazo

A 80 años del nacimiento del genial trompetista.
Nació en un hogar de clase media, en Saint Louis, EE. UU.
De muy joven se fue a vivir a Nueva York, embelesado con Charlie Parker.
Fue el más grande revolucionario de la historia del jazz.
Mujeriego, heroinómano, racista, dueño de un pésimo carácter, fundó las bases del bebop, del cool y del jazz rock, entre otras etapas de la historia del género.
Entre las muchas convenciones que Miles Davis quebró hay una que nada tuvo que ver con su temperamento: su origen.
Contra todo estereotipo del jazzista negro, Miles Dewey Davis III nació en un hogar de clase media el 26 de mayo de 1926 en Saint Louis.
Su padre era un prestigioso odontólogo, su madre una amante de las artes: todo intento de explicación psicoanalítica sobre las causas de sus futuros resentimientos y excesos habrá que, al menos, encararlo hacia otro lado, más allá de la infancia.
Aquellos años en Saint
Louis son observados por los historiadores del jazz como la idílica prehistoria de la leyenda.
La historia en serio empezaría en Nueva York: la excusa fue inscribirse en la prestigiosa Juilliard School of Music pero el objetivo real era perseguir la huella indescifrable de Charlie Parker.
Un mes exacto demoró Miles Davis en encontrar al saxofonista-pájaro que por aquel año, 1945, estallaba en creatividad y en adicciones.
Los lugares que se frecuentaban era la Calle 52 y, mucho mejor, Minton's.
Cuenta el mismo Davis en su escatológica, brutal pero imprescindible Autobiografía que le dictó a Quincy Troupe: "1945 dio un giro a mi vida, tantas fueron las cosas que empezaron a ocurrirme.
De andar con tantos músicos y frecuentar tantos clubes, aquel año empecé a beber un poco y a fumar.
Pero lo que realmente removía la mierda dentro de mí era conocer y tocar con Bird (Charlie Parker)".
Lo logró.
Davis combinaba sus noches en los clubes con las estrictas jornadas en la Juilliard.
Como podía, mantenía el matrimonio que había contraído con una muchacha de Saint Louis, Irene.
No había cumplido 20 y ya era alguien entre la creme neoyorquina.
"Una de las cosas que me sorprendió de Nueva York fue la cantidad de músicos negros que no sabían absolutamente nada de la parte teórica de la música. Muchos veteranos opinaban que si ibas a la escuela acabarías tocando como un blanco.
O bien que si aprendías algo de teoría perderías el sentimiento al tocar.
A mí sí me interesaba estudiar.
E iba a la biblioteca a estudiar las partituras de los grandes compositores: Stravinski, Alban Berg, Prokofiev".
Después de dos años de tocar con Charlie Parker, grabó el seminal Birth of the Cool.
Ese mismo año, 1949, salió por primera vez de los Estados Unidos.
El destino fue inmejorable: Francia.
Los cafés parisinos de Saint-Germain-des-Pres aparecían tapizados por una juventud existencialista que se amoldaba perfectamente a la concepción musical de Miles.
En París se relajó y domó su odio a los blancos.
Y chocó con uno de los grandes amores de su vida: la cantante Juliette Gréco.
"Conocí a Juliette en uno de mis ensayos.
Ella venía y se sentaba a escuchar música.
Yo no sabía que era una cantante famosa.
Estaba tan bonita sentada allí: largo cabello negro, un rostro hermoso, menuda, estilizada. Nos enamoramos. Era una persona ideal. Ella no sabía inglés, yo no sabía francés. Teníamos que comunicarnos a través de expresiones, gestos, lenguaje corporal. "
A medida que revoluciona el jazz va fundando su propia leyenda.
Comienza a consumir drogas, su carácter intemperante se agudiza, se pelea con la policía y mantiene una sorda batalla con los "críticos de jazz, todos blancos".
A mediados de los 50 forma el quinteto con John Coltrane, Red Garland, Paul Chambers y Philly Joe Jones y en 1957 musicaliza la extraordinaria película Ascensor para el cadalso de Louis Malle, emblema de la nouvelle vague.
Lo hace a través de una larga improvisación: Malle proyecta la película sin música y Miles va tocando y grabando lo que le sugieren las imágenes.
Son años prolíficos: con Gil Evans edita los discos Miles Ahead y Sketches of Spain.
En 1958 su sexteto incluye, con alternancias, a Coltrane y Bill Evans y saca otras dos obras maestras: Milestones y Kind of Blue.
Davis desprecia al rock (lo acusa de ser ejecutado por blancos que le robaron a los negros) y detesta a Elvis y a Los Beatles.
Recién con Jimi Hendrix siente que hay algo en esa música que lo conmueve.
Por entonces, su quinteto es famoso y admirado por todo el universo musical: lo integran
Herbie Hancock, Ron Carter, Tony Williams y Wayne Shorter.
Minado por la heroína, su salud se deteriora severamente.
Como si fuera poco, se le declara una diabetes y una extraña enfermedad ósea.
Lo operan además de las cuerdas vocales y su voz, cavernosa, se vuelve todavía más oscura: las entrevistas en video lo muestran como una especie de Marlon Brando balbuceando en slang.
Hacia fines de los 60 se electrifica radicalmente y de algún modo inventa el jazz rock con obras como In a Silent Way y Bitches Brew.
A Tribute to Jack Johnson muestra otra de sus pasiones: el box y sus héroes.
Entre 1975 y 1980 desaparece: "No tengo nada que decir musicalmente".
Cuando vuelve, comprueba que los jóvenes lo aman; si son músicos, aún más.
Paralelamente a su pésimo genio, promociona y lanza a artistas como Dave Holland, Keith Jarrett, Joe Zawinul, John McLaughlin, Chick Corea, John Scofield, Mike Stern y Marcus Miller, entre otros.
El 6 de setiembre de 1988 iba a tocar en el Luna Park.
No pudo ser: por problemas de salud debió suspender el concierto.
Las últimas imágenes y entrevistas lo muestran como un brujo psicodélico que dice una y otra vez que ama la música de Prince.
Miles Davis murió el 28 de setiembre de 1991, en un hospital de Santa Monica, California.
Hoy hubiera cumplido 80 años.

Cuatro hitos discográficos


- Bitches Brew
Album doble de 1969, con Wayne Shorter, John McLaughlin, Chick Corea, Zawinul, Dave Holland, Jack DeJohnette y otros. Inicio histórico del jazz rock y nuevas búsquedas por fuera del jazz.

- Miles in Antibes
Grabado en vivo, en el Festival Juan-Les-Pins 1963, con el quinteto completado por George Coleman, Herbie Hancock, Ron Carter y Tony Williams, y una milagrosa e inigualada interpretación de "Autumn Leaves".

- Kind of Blue
Con John Coltrane, Cannonball Adderley, Bill Evans, Paul Chambers y Jimmy Cobb. Disco mítico, con fascinantes incursiones por la senda del jazz modal y con el touch exquisito del pianista Evans.

- Birth of the Cool
Las grabaciones de 1948 y 1949 con el noneto de Capitol (Lee Konitz, Gerry Mulligan, John Lewis y otros). Nacimiento oficial del cool, alejamiento del bebop e inicio de una productiva amistad con Gil Evans.