Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Sobre Manuel Belgrano
 Vistas desde creación:3502
 Vistas desde último cambio:2056
 Vistas este mes:3454
 Vistas este año:3502
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
por Felipe Pigna - Fuente elhistoriador.com.ar
Los Mitos de la Historia Argentina, Buenos Aires, Norma. 2004

El 20 de junio de 1820 moría en Buenos Aires Manuel Belgrano en la pobreza extrema, asolado por la guerra civil.
Además de ser el creador de la bandera, Belgrano fue uno de los más notables economistas argentinos, precursor del periodismo nacional, impulsor de la educación popular, la industria nacional y la justicia social, entre otras muchas cosas.
Las ideas innovadoras de Belgrano quedarán reflejadas en sus informes anuales del Consulado.
Hemos elegido para recordarlo en esta fecha una de sus preocupaciones centrales en materia económica: el fomento de la agricultura y de la industria.
Belgrano desconfiaba de la riqueza fácil que prometía la ganadería porque daba trabajo a muy poca gente, no desarrollaba la inventiva, desalentaba el crecimiento de la población y concentraba la riqueza en pocas manos.
Su obsesión era el fomento de la agricultura y la industria.
El secretario del Consulado proponía proteger mediante la subvención las artesanías e industrias locales.
Consideraba que “la importación de
mercancías que impiden el consumo de las del país o que perjudican al progreso de sus manufacturas, lleva tras sí necesariamente la ruina de una nación”.
En Memoria al Consulado 1802 presentó todo un alegato industrialista: “Todas las naciones cultas se esmeran en que sus materias primas no salgan de sus estados a manufacturarse, y todo su empeño es conseguir, no sólo darles nueva forma, sino aun atraer las del extranjero para ejecutar lo mismo.
Y después venderlas”.
Y más tarde insistiría: “Ni la agricultura ni el comercio serían casi en ningún caso suficientes a establecer la felicidad de un pueblo si no entrase a su socorro la oficiosa industria”.
Las ideas innovadoras de Belgrano encontraron la firme oposición de los miembros del Consulado, quienes eran a su juicio “todos comerciantes españoles, exceptuando uno que otro, que nada sabían más que su comercio monopolista, a saber: comprar por cuatro para vender con toda seguridad a ocho”.
En un artículo aparecido en el Correo de Comercio, Belgrano destacaba la imperiosa necesidad de formar un sólido mercado interno, necesario para una distribución equitativa de la riqueza: “El amor a la patria y nuestras obligaciones exigen de nosotros que dirijamos nuestros cuidados y erogaciones a los objetos importantes de la agricultura e industria por medio del comercio interno para enriquecerse, enriqueciendo a la patria porque mal puede ésta salir del estado de miseria si no se da valor a los objetos de cambio…
Sólo el comercio interno es capaz de proporcionar ese valor a los predichos objetos, aumentando los capitales y con ellos el fondo de la Nación porque buscando y facilitando los medios de darles consumo, los mantiene en un precio ventajoso, tanto para el creado como para el consumidor, de lo que resulta el aumento de los trabajos útiles, en seguida la abundancia, la comodidad y la población como una consecuencia forzosa”.
Belgrano se había formado en el Colegio de San Carlos y luego en las Universidades de Salamanca y Valladolid, en España.
En 1794, asumió como primer secretario del recientemente creado Consulado, desde donde se propuso fomentar la educación.
Creó Escuelas de Dibujo, de Matemáticas y Náutica.
Se incorporó a las milicias criollas para defender la ciudad durante las invasiones inglesas y fue uno de los más fervorosos defensores de la causa patriota durante la Revolución de Mayo.
Fue vocal de la Primera Junta de Gobierno, encabezó la expedición al Paraguay, durante la cual creó la bandera, el 27 de febrero de 1812.
En el Norte encabezó el heroico éxodo del pueblo jujeño y logró las grandes victorias de Tucumán, Salta y Las Piedras.
Luego vendrían las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma y su retiro del ejército del Norte.
En 1816 participó activamente en el Congreso de Tucumán.
Sus incansables preocupaciones abarcaron desde la enseñanza estatal gratuita y obligatoria, hasta la reforma agraria.
Infatigable ante los obstáculos encontrados a su paso diría: “Mi ánimo se abatió, y conocí que nada se haría a favor de las provincias por unos hombres que por sus intereses particulares posponían el bien común.
Sin embargo, (…) me propuse echar las semillas que algún día fuesen capaces de dar frutos”.

Cuentas pendientes

Belgrano donó 40.000 pesos oro para construir cuatro escuelas en el Norte argentino.
El Estado nacional se tomó su tiempo para cumplir con el legado del prócer.
Como premio por las victorias de Salta y Tucumán, Belgrano recibió de la Asamblea del Año XIII un premio
de 40.000 pesos oro.
Pidió que ese dinero se aplicara a la construcción de cuatro escuelas públicas.
La de Santiago del Estero fue inaugurada en 1822 y funcionó hasta 1826.
Se volvió a construir en 1998 y fue inaugurada en el año 2000.
La de Tarija recién pudo inaugurarse en 1974 y el presidente Juan D.Perón la bautizó "Escuela Argentina Manuel Belgrano".
Jujuy dió por cumplido el legado Belgraniano.
Las obras iniciadas en 1813, debieron suspenderse ante el avance de los españoles.
En 1825 se inauguró una humilde escuelita que funcionó hasta 1828.
La nueva escuela "Legado Belgraniano" abrió sus puertas en 2004.
Según la investigación de la historiadora Martha Dichiara, la escuela de Tucumán "nunca funcionó, ni sus capitales e intereses fueron cobrados por la Provincia.
El gobierno de Menem depositó 2.000.000 de pesos y se construyó una primera etapa en parte del predio que ocupó la ciudadela del Ejército del Norte.
La Nación nunca remitió el dinero restante para terminar el proyecto: $3.400.000.
Nunca se hizo la entrega oficial que debe hacer la Nación a la Provincia, nunca se inauguró y por lo tanto no tiene matrícula propia."