Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Se fue un gran baterista argentino
 Vistas desde creación:4620
 Vistas desde último cambio:4547
 Vistas este mes:4620
 Vistas este año:4620
subir a el rock en argentina. 
por Mariano del Mazo

MUSICA : A LOS 56 AÑOS, MURIO OSCAR MORO

Tocó en bandas fundamentales: Los Gatos, La Máquina, Serú Girán, Color Humano, Riff. Nunca pudo superar su adicción al alcohol.
Dejé las porquerías. No tomo una gota de alcohol y y como saludable. En un año bajé 10 kilos, ¿ves?", decía Oscar Moro a Clarín, en una entrevista de otoño de 2002. Estaba ilusionado con su nueva banda, Revólver; quería volver a lo grande,
mantenerse activo. Pero el retorno se desdibujó. La bonhomía de este indómito muchacho nacido en Rosario el 24 de enero de 1950 chocaba una y otra vez contra la enfermedad que lo aquejaba desde hace tiempo: el alcoholismo era el obstáculo de su carrera y de su vida.
Fue el baterista fundamental de bandas fundamentales del rock argentino: de la pionera (Los Gatos) a la más exitosa (Serú Girán) pasando por Riff, Color Humano, La máquina de hacer pájaros, La Pesada del Rock and Roll. Su destino de músico lo definió en Rosario cuando se escapó de una familia acomodada venida a menos, para treparse al rock and roll de la mano de su primer grupo: Los Malditos. "Era hijo único, mis viejos me tuvieron de grandes. Papá era un atorrante y de un día para otro le empezó a ir mal. Tuvo que vender todo lo que teníamos. Quedamos en la lona. Me acuerdo que cuando yo tenía ocho años él me mandaba a putear a la puerta de la casa del tipo que lo había hundido".
Cuando ingresó a Los Gatos todo cambió: La balsa vendió 250.000 copias, Moro pudo ayudar a sus padres y emprender un increíble periplo por Nueva York junto a sus amigos de la banda. Siempre tuvo un espíritu viajero: 1971 lo pasó en Londres. Se jacta ba de haber visto a The Who tres veces. Regresó y comenzó a tocar en Color Humano. Allí templó su estilo que no era virtuoso pero sí altamente emotivo.
En pareja durante casi 30 años con Regina (una relación tumultuosa, complicada) y con un hijo, Juan Santiago, también baterista, Oscar Moro vivió el gran apogeo de su trayectoria con Serú Girán. Por su ensamble instrumental, los arreglos corales y el buen trabajo en estudio, el grupo recibió el mote de "Los Beatles criollos". El rol de Moro tuvo que ver, además de la exhibición de una notable ductilidad instrumental, con el de ser una amalgama clave entre los egos de Charly García y David Lebón.
Después editó el disco en el que quizás más protagonismo tuvo y que injustamente pasó inadvertido: el de Moro-Satragni, hecho junto al bajista uruguayo Beto Satragni. Aires de jazz latino y buenas canciones fueron las bases de este disco de 1983.
Era muy querible y querido, aunque reconocía sólo tres amigos en el ambiente: Nito Mestre, Beto Satragni y León Gieco. Tenía todos los vicios y virtudes de los estereotipos del rock and roll. Las anécdotas alrededor de sus andanzas son muchas y todas tienen que ver, de alguna u otra forma, con la música, la amistad, el alcohol.
Participó de la bohemia fuerte de los 90. Se lo solía ver en El Samovar de Rasputín de La Boca bluseando con Jorge Pinchevsky y Alejandro Medina hasta cualquier hora. Fuera de esas horas encantadas y duras, en su casa, de día, le gustaba estar en compañía de sus seis gatos y sus seis perros. El regreso de Serú Girán en River fue, para él, un placer ("a pesar de lo que muchos dicen, tocamos muy bien") y un buen respiro económico. Después poco se supo de él, excepto su intento con el grupo Revólver y que andaba de aquí para allá, por los bares de Palermo Viejo.
Su hijo Juan lo encontró muerto ayer a la mañana en la casa que el baterista compartía con Regina. "Hace rato que estaba mal de salud y su fallecimiento pudo haber sido producto de una hemorragia por la úlcera que tenía", le dijo a Télam.
En aquella entrevista de 2002, Moro comentó al pasar: "Soy muy frágil. Todo me atraviesa. Las cosas me cuestan. No sé si soy un batero brillante. Mi mayor virtud musical es ser buen tipo".
Minado por el alcohol pero rodeado de su familia, se fue Oscar Moro. Un pedazo grande, muy grande, del rock argentino más elegante y distinguido.
Lo recuerdan cuatro viejos compañeros de ruta
Aunque el final de Oscar Moro estaba dentro de las previsiones de algunos de sus amigos, la confirmación de su muerte joven golpeó duro en al ambiente musical. David Lebón, compañero de él en Serú Girán, decidió, por ejemplo, recluirse en su estudio de Guaymallén, Mendoza. Aunque antes de hacerlo declaró: "Moro fue un baterista único, no hay otro así. Tuvo una vida llena de altas y bajas y eso le
pasó por ser músico. Pero siempre tocó bien, era una máquina".
Edelmiro Molinari, quien a comienzos de los 70 convocó a Moro para que tocara en Color Humano, dijo: "Lo conocí a través de Los Gatos. Cuando aceptó tocar en Color Humano me dio vuelta la cabeza. Era un baterista alucinante, y un tipo muy dulce, muy tímido. Lo que pasó es tremendo, aunque no inesperado. No sé si lo vencieron el alcohol o las sustancias químicas. Su carrera como músico fue impresionante. Volamos muchas veces juntos... Lamento no poder acompañarlo en este viaje".
Ciro Fogliatta, ex tecladista de Los Gatos, recordó: "Nuestros destinos se cruzaron cuando yo estaba en Los Gatos Salvajes. El vivía en Rosario y, en los 60, venía a tocar acá, en los carnavales. Hasta que le dije que se trajera su batería, que se mudara. Cuando entró en Los Gatos algunos desconfiaban de que fuera buen músico. Pero él demostró que tenía un estilo inigualable dentro del rock. No ha salido otro igual. Fue un grande. Es una pena que estuviera enfermo los últimos años".
El guitarrista Héctor Starc, ex Aquelarre, se enteró de la muerte de Moro por el llamado de Clarín. "Yo era fan de él, desde la época de Los Gatos. Pero lo que pasó no me sorprende. Nosotros no lo pudimos ayudar, aunque lo llevamos varias veces a Alcohólicos Anónimos. Conozco el mundo de los excesos, aunque lo dejé atrás. Ojalá que su muerte me ayude para no volver a caer. Y a él, para dejar de sufrir".