Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



La guitarra, un símbolo
 Vistas desde creación:1968
 Vistas desde último cambio:1920
 Vistas este mes:1968
 Vistas este año:1968
subir a armonía y música. 
Por Daniel Amiano

Aún antes de que el rock cambiara costumbres y características culturales, ya estaba representado por la guitarra eléctrica como su símbolo excluyente.
Su sola imagen representa esta música que surgió de una combinación explosiva entre el blues, el rhythm´n´blues, el jazz y otros géneros bailables de la primera mitad del siglo, que de pronto descubrieron que se podía tocar más fuerte, y esto permitía tener una mayor presencia musical.
Y si bien las primeras experimentaciones para "electrificar" las seis cuerdas comenzaron en los años 20, en 1931 salió la primera elaborada
para instalarse en el mercado: la casa Rickembaker desarrolló el modelo A22, de la que se vendieron 2700 en seis años.
Se trataba de una especie de guitarra hawaiana que les permitió a los músicos descubrir las nuevas posibilidades sonoras, para dejar de ser un instrumento de base y ocupar un rol solista, aunque sólo en 1935 se realizó la primera grabación.
T-Bone Walker, B. B. King, Arthur Big Boy Crudup, Muddy Waters y Elmore James se enamoraron inmediatamente de la guitarra eléctrica, sobre todo de la Gibson ES 150 (la primera en venderse con pastillas magnéticas incorporadas) que popularizó Charlie Chiristian en la segunda mitad de los años 30.
Fabricada por el músico y luthier Les Paul (que, además, fue el primero en incorporar varias guitarras en una misma grabación), este modelo y otros en los que fue mejorando el sonido rudo y áspero de la guitarra eléctrica, fue la base fundamental para que se desarrollara el rock and roll como la más enérgica música de baile, sostenida por el contrabajo y la batería.
Entonces, claro, surgieron los grandes maestros de la guitarra.
Esos bluseros abiertos y experimentales que décadas más tarde serían el modelo por seguir de los héroes de la guitarra del rock.
El desarrollo de la guitarra eléctrica continuó, fundamentalmente, a través de la Fender Broadcaster (después llamada telecaster), y en los años 50 se expandió la fabricación con los modelos Gibson Les Paul y Fender Stratocaster.
Ellas, todavía, son las guitarras preferidas de los músicos de rock, que acompañaron el crecimiento de la calidad industrial con un desarrollo vertiginoso de la música, aunque en los primeros tiempos la cosa se dificultaba: muchos lugares no aceptaban bandas con guitarra eléctrica por temor a que un cortocircuito provocara un incendio.
Por eso, 70 años después de aquella aventura, la seductora figura de una guitarra simboliza, muy claramente, al rock, y la bravura de sus cultores más representativo de los años sesenta -de Keith Richards a Jimi Hendrix, de Pete Townshend a Jimmy Page, de John Lennon a Eric Clapton, de Claudio Gabis a Pappo-, hicieron de la guitarra el instrumento ideal para crear un lenguaje distintivo, un nuevo gesto cultural, la banda sonora de las últimas décadas.