Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Kurt Cobain: El líder de una generación desencantada
 Vistas desde creación:16450
 Vistas desde último cambio:12550
 Vistas este mes:16444
 Vistas este año:16450
subir a armonía y música. 
por Barbara Munker

Al frente de Nirvana revolucionó, en pocos años y con un puñado de discos, el rock norteamericano


SEATTLE (DPA).- Los fanáticos de Nirvana no tienen una lápida a la
que puedan peregrinar hoy, al cumplirse diez años del suicidio de su ídolo Kurt Cobain.
Las autoridades de Seattle, en el estado de Washington, le negaron un monumento fúnebre a la leyenda del grunge por temor a un constante aluvión de admiradores como los que visitan en París la tumba de Jim Morrison, también desaparecido a los 27 años. Su viuda, Courtney Love, asegura haber esparcido sus cenizas en varios lugares no especificados.
También el edificio que estaba sobre el garaje en el que el músico se pegó un tiro en la cabeza ha desaparecido hace tiempo. Algunos fans de Nirvana quieren reunirse en una plaza de Seattle para homenajear a su héroe, tal como lo hicieron al conocer la noticia de su muerte.
Las emisoras de televisión y radio de todo el mundo planean recordar a Cobain con sus himnos más conocidos, como "Smells Like Teen Spirit", "Come as You Are" o "Heart Shaped Box". La revista Rolling Stone proclama en una edición especial sobre el cumpleaños 50 del rock and roll que Cobain es un de los grandes "inmortales" del género. El cantante de Nirvana comparte el puesto 27 de la lista de los 50 mejores de todos los tiempos. Algunos críticos se refirieron a Cobain como el "John Lennon de una nueva generación". Este músico de tendencias depresivas y preso de la adicción a las drogas era conocido en todo el mundo hacía apenas tres años, gracias a los cuatro discos que había editado su banda. La fama internacional y el salto del indie-rock a las listas de los más vendidos llegaron con la segunda placa, "Nevermind", en 1991.

- El peso del éxito

Sus canciones sobre amores rotos, violencia, drogas y la ausencia de un futuro promisorio lo convirtieron en el vocero de una generación desilusionada. Nirvana, que editó su primer álbum, "Bleach", en 1989, quería ser provocador e impopular. Sus miembros llevaban siempre ropas gastadas, fieles al estilo grunge que luego fue copiado por los diseñadores de moda. Aunque Cobain odiaba abiertamente el mundo comercial de la música, "Nevermind" lo revolucionó.
Cobain se ocultó en las drogas, torturado por
sus depresiones, dolores de estómago y pensamientos sobre el suicidio. Su turbulento matrimonio con la cantante Courtney Love no le dio ninguna tranquilidad. Sólo su hija Frances Bean, nacida en 1992 -su "amiga angelical", como él la llamaba- tuvo, según él mismo admitió, una influencia reparadora.
"Me sorprendería que llegue a los 30 años", admitió alguna vez su madre, Wendy O´Connor. Pocas semanas antes de volarse los sesos, Cobain confesó en una entrevista que pensaba "todos los días en el suicidio". Una de sus últimas canciones llevaba el título "Me odio y quiero morir".
En marzo de 1994, Nirvana dio en Munich su último concierto. Pocos días después, Cobain sufrió una sobredosis de alcohol y somníferos en un hotel romano. En un controvertido documental, un cineasta británico arrojó la hipótesis de que la muerte de Cobain fue en realidad un asesinato planeado por Love para evitar una supuesta separación deseada por el músico. Courtney Love llegó hace dos años a un acuerdo con los dos supervivientes de Nirvana, Krist Novoselic y Dave Grohl, sobre la edición de una canción inédita de Nirvana titulada "Dolor".
"El es un idiota. Quiero que todos le digan bien fuerte idiota", pidió Love a los admiradores reunidos en Seattle después del suicidio. Novoselic, bajista de Nirvana, prefirió palabras más amables: "Queremos recordar a Kurt tal como era: sensible, con un gran corazón y cariñoso. Su música permanecerá con nosotros para siempre".

Kurt Cobain, el último mito
por Daniel Amiano - Diario La Nación

De los últimos temblores que aportó el rock, el del grunge fue el que más sacudió los estantes de un negocio que suele dormirse en la seguridad de las modas. El punk ya había renovado el espíritu de los adolescentes a fines de los años 70, y el dark y el pop de los 80 no habían podido sacudir demasiado las cabezas, aunque sí complacer un mercado con cierta rigidez y mucha inversión.
Hubo que esperar más de una década para sentir que el rock volvía a una propuesta más visceral y desafiante. Los encargados de tales cambios fueron unos jóvenes músicos de Seattle, que hurgaron entre los vinilos de Led Zeppelin que tenían escondidos sus padres y reinventaron ese sonido crudo que se dio en llamar "grunge". Los dos pilares más fuertes de esta suerte de insurrección sónica fueron Nirvana y Pearl Jam, ambos competidores, pero también complementos perfectos para redondear una idea clara de cuáles fueron las características principales del grunge.
Pero la figura de Kurt Cobain se impone por sobre cualquier valoración de grupos o movimiento. Fue quien admitió las contradicciones de ser una estrella del rock alternativo (otro invento de esos años que hoy parece tener un valor en sí mismo) y lidiar con la exposición mediática de esos jóvenes años 90, en que MTV ya era decisivo en la formación del gusto juvenil.
Cobain se suicidó el 5 de abril de 1994. Al parecer,no pudo con la contradicción de ser un chico rebelde que ganaba millones mientras se exponía en los videoclips, y su vida privada ya no tenía momentos de privacidad. La fama cobra un precio muy alto, pero eso no lo convierte en un mártir: después de todo, él también aceptó ocupar un lugar de sobreexposición. Más bien, su figura hoy es la del mito: fue una estrella exitosa, murió joven (a los 27 años, como otros héroes del rock: Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison, Brian Jones) y un puñado de canciones le alcanzaron para marcar a su generación.
Por supuesto, tras su muerte, sus letras oscuras y de un pesimismo arrollador, su voz quejumbrosa y el desgarrador sonido de su guitarra, cobraron un nuevo sentido, y un valor mucho más alto del que él mismo parecía darles como punta de lanza de aquel relumbrón rockero y hoy, diez años después, Cobain no perdió un gramo de prestigio y su música sigue tan fresca como entonces.

Palabras y recuerdos sobre Kurt Cobain
por Adriana Franco - Diario La Nación

La vida -corta, extrema, angustiada y mediática- del líder de Nirvana parece dar siempre para algo más. Hay varios libros publicados, discos que recopilan y reúnen y completan cuando no suman novedades recién descubiertas, y también DVD.
"All Apologies. Kurt Cobain - 10 Years On" fue recién editado en la Argentina. Con demora, ya que el décimo aniversario de su muerte fue en 2004. Parece ser, ya que no trae mayor información, un documental realizado
para la televisión (como DVD fue editado aquí, en Brasil y en países asiáticos).
Aquí, en una hora casi exacta se recogen testimonios de algunos de quienes conocieron al líder de Nirvana. Desde periodistas especializados (David Fricke, de Rolling Stone; Keith Cameron, de Mojo, y Steve Sutherland, de NME, que dice que Cobain hacía una música genial pero que no lo era como persona), su ex novia Tracey Miranda; su abuelo Leland Cobain; Charles Cross, autor de una de sus biografías; Chad Channing, el primer baterista de Nirvana; Jack Endino, productor de Bleach, y Steve Diggle de The Buzzcocks, entre otros.
No están Courtney Love, Dave Grohl ni Krist Novoselic. Y falta, también, la música de Nirvana, que está reemplazada por clásicos alusivos como "Rock ?n´ Roll Suicide" o "Hurt". Hay sí imágenes de entonces, sobre todo de la TV europea (incluida aquella que en un programa en Inglaterra dice que Love es lo mejor del mundo). El subtitulado deja bastante que desear (la revista NME se convierte en un borroso enemy). Un material más para coleccionistas que para quien quiera simplemente recordar la vida de Cobain.