Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Ekeko
 Vistas desde creación:7067
 Vistas desde último cambio:6784
 Vistas este mes:7067
 Vistas este año:7067
subir a paralelos, artículos y contextos históricos. 
Ekeko
Fuente: Rumbojujuy.com.ar

No falta en casi ningún hogar boliviano o de origen boliviano, la representación contemporánea de este Dios menor de la
mitología aimara llamado “Ekeko”.
Es un muñequito bien vestido, cargado de objetos suntuosos y billetes de banco.
Sobre sus hombros lleva ollas de plata, collares de oro, pequeños bolsas de coca, como símbolo de opulencia.
Su rostro eufórico denota la alegría del que todo lo tiene.
Sus facciones no son las de “Cholo” o indio del altiplano, sino que parecen actualizadas con finos bigotes al mejor estilo de los galanes cinematográficos de los años treinta.
Es el Dios de la abundancia.
De vez en cuando, en las engalanadas caravanas de automóviles que acompañan a los templos a las parejas de novios de origen boliviano, se lo ve infaltable sobre la carrocería de vehículos cubiertos de punta a punta por vajillas de plata, ponchos de vicuña, mantas cochabambinas, monedas y dinero de todo tipo entre cintas multicolores, flores y cuadros de los santos preferidos, ornato que representa los augurios de los invitados para los contrayentes.
Hoy todos se refieren a él bromeando (indígenas incluidos) pero, por “esas cosas”, es un penate siempre presente en un lugar destacado de la vivienda, que recoge el anhelo de sus moradores por una vida más placentera, sin angustias económicas.
Idolillos que traen fortuna son comunes en numerosas mitologías de todo el mundo, pero lo que provoca curiosidad es el atuendo moderno con que la imaginería popular viste a este Dios menor precolombino.
Abundancia, amor afortunado, virilidad, fertilidad y en síntesis, felicidad; dones del idolillo que da sin enajenar libertad o moral alguna:
¡ Por fin un Dios realmente Generoso !