Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



A los jóvenes de ayer
 Vistas desde creación:2240
 Vistas desde último cambio:1894
 Vistas este mes:2184
 Vistas este año:2240
subir a el rock en argentina. 
El 6 del actual se cumplieron 20 años del recital despedida de Serú Girán.
Dos décadas, sí.
Justo cuando el rock, por razones ajenas incluso a sus ambiciones, comenzaba a circular como un componente más de la música popular.
En aquel tiempo, la banda de Charly García, David Lebón, Pedro Aznar y Oscar Moro había alcanzado dimensiones impensadas para el rock.
Es más: hasta se los llamó "los Beatles argentinos", mientras el punk llegaba con fuerza desde los suburbios y Riff arrastraba multitudes metaleras.
Serú y Spinetta Jade (cada uno con elementos diferentes) buscaron ampliar el formato de la canción a partir de innovadores recursos en la poética rockera y en el sonido.
Buenos instrumentistas que exploraban un momento de cambios musicales en el mundo entero, pero que además atravesaban por una realidad cotidiana de lo más difícil.
El rock nacional no era música muy popular; sólo
accedió a esa categoría casi un mes después de la despedida de Serú en Obras, cuando el 2 de abril el gobierno de Galtieri decidió recuperar las Malvinas.
Para entonces la banda de Charly ya había batido el récord de público con un recital gratuito (el 30 de diciembre de 1980) en la Rural.
Los cálculos predecían 20.000 personas (días antes habían llenado dos Obras): fueron 60.000 o más.
Hoy se sabe que la suerte que corrieron sus músicos fue dispar.
Charly, ese gran compositor que en Serú Girán había dado a conocer varias de sus mejores creaciones, siguió dando muestras de una sensibilidad exquisita con otras grandes canciones.
David Lebón, en aquel entonces considerado uno de los mejores guitarristas de nuestro medio, tuvo un buen comienzo con "El tiempo es veloz", pero su figura fue desvaneciéndose con el tiempo.
Pedro Aznar, la gran promesa internacional y uno de los instrumentistas más dúctiles del rock, acompañó a Pat Metheny, llevó adelante el proyecto "Tango" con Charly y desarrolló una variada producción solista.
Moro formó una banda con el bajista Beto Satragni y acompañó a Alejandro Lerner, entre otros trabajos.
En 1992, Serú volvió a reunirse.
Fueron necesarias dos noches en River.
Las dimensiones del mito eran ésas.
Ellos mismos se ocuparon de que se desdibujara el recuerdo con esa excusa para la nostalgia.
Cada uno había crecido o había viajado por direcciones muy distintas.
Serú Girán, uno de los grandes nombres de la historia del rock, que había sembrado el camino con temas inolvidables como "Eiti Leda", "Seminare", "La grasa de las capitales", "Viernes 3 am", "A los jóvenes de ayer", "Canción de Alicia en el país" y "Peperina", ya era parte de la historia.
Incluso a pesar de aquel film increíble que fue "Peperina".
Nada pudo destruir su música.

por Daniel Amiano