Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Cerati: Me gustaría grabar con Spinetta
 Vistas desde creación:4377
 Vistas desde último cambio:3704
 Vistas este mes:4344
 Vistas este año:4377
subir a el rock en argentina. 
No más Burbujas

¿Cómo vive un ex Soda Stereo? ¿Qué dimensión tienen ahora sus proyectos musicales y extramusicales? Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti hablaron con Via Libre sobre lo que quedó después de quince años de convivencia en el trío que, desde el pop fresco y espontáneo, llegó al rock, y le cambió la cara y el contenido a la música joven que se hace en el continente de habla hispana.
Mientras las reuniones y regresos están a la orden del día, Soda Stereo decide un último movimiento.
Un adiós que, si bien se avizoraba desde hace tiempo, parecía difícil de concretar, sobre todo en el mundillo del negocio musical, donde todo va bien mientras se vendan discos, no importa qué costos personales deban pagar los músicos.
Irónicamente, Soda ofreció "El último concierto" cuando
el sonido era el más rockero de todas las etapas de la banda.
La banda pop por excelencia, no sólo de nuestro país sino de América latina, donde sobran los ejemplos de imitadores y/o seguidores de ese camino abierto en los albores de los ochenta, cuando se veía venir la democracia y bandas como Virus, Los Twist, Sumo o Los Abuelos de la Nada salieron a decir que el rock también podía divertir, que era tiempo de despertar de la represión y disfrutar.
Y si bien Soda llamó la atención desde sus orígenes con aspecto new wave, encontró una fuerte resistencia entre el público rockero.
¿Por qué? Sobre todo, eran demasiado modernos y "livianos", y recién con el tercer álbum, "Signos", la banda iba a ser tomada definitivamente en serio.
No era para menos: no sólo habían conquistado el mercado local, sino que ese crecimiento era proporcional en varios países del continente.
En algunos, como Chile, México, Colombia o Perú, el trío era un fenómeno nunca antes visto.
Y el crecimiento continuó con paso firme, cambios de loock (por ejemplo, la etapa dark) y álbumes impecables como "Doble vida" (1988) y "Canción animal" (1990)
Ya habían entrado definitivamente en la historia de nuestro rock.
En una 4 x 4 con Gustavo Cerati.
"Desde el punto de vista estigmático, de un grupo que duró 15 años, que está instalado en la memoria de la gente y en mi propia vida, seguiré siendo un Soda Stereo.
Gustavo Cerati acaba de regresar a la ciudad de la furia, donde piensa reinstalarse después de un viaje relámpago a Chile.
A bordo de su camioneta 4x4 y junto con sus dos hijos, mantuvimos una charla durante el viaje desde los bosques de Palermo hasta la casa de sus padres, en Colegiales.
"Terminar con Soda Stereo es un poco volver a foja cero", comienza Cerati mientras le indica a su hijo Benito que debe bajar el volumen de la radio, ya que dificulta el diálogo.
"Hace poco tiempo toqué con un grupo electrónico llamado Plan V e hicimos las cosas manteniendo un bajo perfil.
Los tres son chilenos, uno de ellos vive en Alemania.
Nos conocíamos desde antes, porque yo viajo mucho a Chile y Soda era hiperconocido allá.
Lo de Plan V es algo absolutamente intermitente, así que ahora hicimos esto, pero el año que viene capaz que no hacemos nada.
El año que viene haré un disco con alguna banda.
No sé, voy a ver.
Me lo tomo todo muy tranquilo."
Paralelamente a su carrera con Soda Stereo, Cerati editó dos discos: "Colores santos" con Daniel Melero y el solista "Amor amarillo".
Comparando sus experiencias anteriores, Cerati afirma: "Creo que no va a ser ninguna de las dos cosas.
Ambos son discos de canciones.
Lo que pasa es que cada uno es el balance entre dos energías, dos personas, como el caso de "Colores santos"; y "Amor amarillo" es un disco personal.
Los dos discos fueron concebidos en momentos especiales de mi vida que no son éstos.
Ahora hay un momento especial, y qué sé yo, el disco que surja va a tener ligazón con eso, como puede tenerlo con Soda Stereo.
Pero no voy a buscar necesariamente un quiebre que sea totalmente diferente, pero tampoco que sea lo más parecido.
No te puedo hablar mucho de cómo va a ser.
Por ejemplo lo que hice en «Amor amarillo» con canciones como «Pulsar» me siguen gustando y pienso que es una vertiente que puedo seguir explorando.
Pero también me gustaría tocar con otros músicos."
Mañana es mejor
En un momento de alta tensión, en el último concierto Gustavo esbozó en forma de relato, "Mañana es mejor", recordando una letra de Spinetta de su disco Artaud.
"Me gustaría hacer algo con Spinetta Es un tipo que yo admiré muchos años y que fue muy importante en mi formación musical, aunque siento que no necesariamente vivo homenajeándolo.
Hay frases de él que me han calado hondo de chico.
Entonces decir: «Mañana es mejor» significa algo que sentí en ese momento.
Pensándolo bien, el presente es mejor.
La verdad es que lo que uno piensa en estos casos es: «Esto que hicimos que sirva para que mañana podamos hacer algo mejor».
Creo que todo va a ser mejor porque Soda, a pesar de que no se registraba a lo mejor en su obra creativa, vivía el cansancio y la opresión de cuando las relaciones no están bien y uno no está más entusiasmado.
Ahora me siento más libre de poder hacer lo que quiero, porque en algún punto Soda Stereo estaba limitándome no sólo a mí, sino a todos.
Lograr esa libertad me va a permitir hacer algo más alto.
Particularmente me entusiasma la idea de no tener tan claro lo que voy a ser, porque lo nuevo trae buenos aires."

por Ariel Padovani