Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Desenchufados criollos, los pioneros
 Vistas desde creación:2005
 Vistas desde último cambio:1720
 Vistas este mes:1979
 Vistas este año:2005
subir a el rock en argentina. 
En aquel entonces no se tenía la menor idea del unplugged.
No existía ese término para designar una modalidad que dio sus buenos dividendos en los años 90 con la fórmula de desnudar las canciones del envoltorio eléctrico y, en lo posible, sumarle algunas cuerdas que ayudaran a refinar el sonido.
El caso es que en 1972 se editó el primer álbum de rock argentino grabado en vivo, y se llamó "Acusticazo", igual que
el concierto que se realizó en el teatro Atlantic el 16 de junio de 1972.
El recital proponía un encuentro distinto y más íntimo entre los músicos y el público.
Acertaron: un unplugged criollo.
Eran tiempos de rock fuerte: Pescado Rabioso, La Pesada, Pappo´s Blues, Color Humano... y el "Acusticazo" se proponía ofrecer algo distinto, donde figuras consagradas, como Litto Nebbia y el ex Almendra Edelmiro Molinari, compartían el escenario con gente que recién llegaba a la movida rockera o todavía jugaba en las inferiores, como León Gieco, Gabriela, Raúl Porchetto, David Lebón, Miguel y Eugenio, Carlos Daniel Fregtman y Miguel Krochik
Pero más allá de que se cumplen 30 años de la aparición de este álbum (editado originalmente por BA Rock y reeditado en CD por Trova), dominado por la entonces ascendente Gabriela (la primera cantante de nuestro rock) y Edelmiro, Gieco asomaba con un tema potente y fuerte que, a grandes rasgos, es el botón de muestra de la enorme carrera que construyó luego: "Hombres de hierro".
Es cierto que León ya había conquistado a buena parte del público en el segundo festival BA Rock, del año anterior, y que su amigo Gustavo Santaolalla lo había desafiado: le dijo, simplemente, que le quitaba el saludo si aceptaba la oferta que le habían hecho para cantar jingles publicitarios. León, claro, prefirió la amistad de Santaolalla (que, de hecho, sigue hasta hoy) e insistió en golpear las puertas de las grabadoras.
El "Acusticazo" fue el empujoncito que necesitaba: no sólo pudo grabar el dylaniano "Hombres de hierro", sino que participó en las presentaciones del espectáculo en distintas ciudades del país.
Cuando regresó, se enteró de que Music Hall se había interesado en su música y que el mismísimo Santaolalla iba a producir su primer álbum.
Más allá de que hoy todos sepamos quién es Gieco, es bueno recordar que 30 años atrás, en la Argentina, se inventaba el concepto del músico "desenchufado" mucho antes de que MTV lo convirtiera en una idea "propia" que resultó ser un gran negocio.
Y antes estábamos tan lejos del mundo como ahora.
Por Daniel Amiano