Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



El regreso de Almendra
 Vistas desde creación:2526
 Vistas desde último cambio:2215
 Vistas este mes:2498
 Vistas este año:2526
subir a el rock en argentina. 
Almendra y las ceremonias del verano

Verano del ´68.
Las siluetas de dos chicos solitarios vagabundeando por la playa, se recortan contra el cielo plomizo de Rawson.
Como compañeros del colegio San Román de Belgrano, en la Capital Federal, las anécdotas llegan en cascada por el hilo de la complicidad.
Sin embargo el más flaco va callado, encerrado en un pensamiento o tal vez preguntándose por qué la playa está tapizada de canto rodado en lugar de arena.
El otro opta por sentarse y encender un cigarrillo.
Después, la ceremonia de enterrar una caja
pequeña con el nombre del grupo musical que germinaba y grabar frases sobre una piedra.
Había nacido Almendra.
"Hacía tres años que veníamos haciendo música.
Luis Alberto
tocaba con Rodolfo en el grupo Los Larkings y yo, Edelmiro, mi hermano Ángel y Ricardo Miró, integrábamos Los Sbirros" recuerda Emilio Del Guercio, agregando que "tocábamos temas de Los Iracundos, Los Beatles, Rolling Stone"
A fines del ´67, Edelmiro Molinari, Rodolfo García y.Luis Alberto Spinetta hablan con Del Guercio para formar un grupo de música.
La idea es hacer temas propios en castellano.
El impulso tiene que ver con una mística, un proyecto grupal, de comunidad, muy potenciada por la imagen que proyectan Los Beatles.
"Yo leía a Cortázar, entre otros materiales diversos -señala Emilio-
Con Spinetta estábamos copados con la pintura de la nueva figuración: Noé, Minujín, De la Vega.
Militábamos en la juventud que reivindicaba al peronismo, y aunque el grupo nos desvinculó de esa práctica, yo quedé vinculado de alguna manera".
Por esa época las reuniones se suceden con entusiasmo.
Hablan de todo: del escenario donde hipotéticamente van a tocar, de filosofía, de todo.
Las voces de los cuatro barajan muchos nombres:'
El tribunal de la inquisición' es uno ("en esa época éramos punks, ironiza Emilio") otro, entre tantos, es Aquelarre (nombre que tomará el grupo del propio Del Guercio y Rodolfo García, en 1975).
"Nos gustó el nombre de Almendra porque era un concepto, una palabra que introducía un elemento nuevo sin poner, por ejemplo, 'los carlitos' ¿entendés?
La palabra no hacía referencia a un conjunto, sino a una entidad".
-Del Guercio, que como solista publicó su LD 'Oficio de pintor', se moja la boca con el cuarto vaso de cerveza para seguir dándole cuerda a la memoria-
"Otra cosa que nos interesó era que la palabra, fonéticamente era fuerte.
Representaba el carozo de una fruta austera con un lindo diseño, sin el atractivo visual de una frutilla o un durazno.
En suma, con Almendra, queríamos decir que lo interior era más importante que la apariencia".
Al regreso de Puerto Madryn, donde habían ido a tocar con Los Esbirros incorporando a Spinetta en canto y guitarra, Emilio Del Guereio juntó asi algún dinero para comprarse por fin un bajo.
A principios del '69, salió el disco primero de Almendra.
"Habíamos ido al Payró a ver un recital de Los Gatos -evoca Del Guercio-y participamos en el debate posterior.
Estaba allí Ricardo Kleiman, productor y locutor de radio que escuchó con qué pasión hablábamos de lo nuestro y vino a vernos ensayar.
Almendra duró unos dos años y medio aproximadamente, hasta el verano del ´71.
En ese tiempo sacamos varios discos simples y dos LD, uno de ellos, doble".
Volvieron a reunirse en el ´80, en plena dictadura, porque -según cuenta el entrevistado-buscaban revitalizar esa mística que fue característica del grupo:, "queríamos golpear en la emotividad de la gente".
Grabaron los discos: Almendra en Obras y El valle interior, y realizaron una gira por todo el territorio nacional.
En algún lugar del cuore de Emilio Del Guercio, cuatro tipitos graban en los estudios TNT con los equipos del grupo inglés The Tremeloes: "la sensación que queda -dice tranquilo- es la de haber participado en un proyecto trascendente para nuestras vidas.
Privilegiamos el hecho artístico por sobre todas las cosas".