Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Hace 30 años nacía el rock nacional
 Vistas desde creación:3986
 Vistas desde último cambio:3521
 Vistas este mes:3969
 Vistas este año:3986
subir a el rock en argentina. 
En tiempos duros, nacía hace 30 años la leyenda del rock nacional
Pioneros: los protagonistas de la gestación del movimiento rockero en la Argentina enfrentaron, tres décadas atrás, censuras e incomprensiones.
Corrían los duros meses del invierno del 66. El régimen de Onganía se consolidaba, sepultando para otro momento los frágiles retoños de la democracia. Eran tiempos de censura, de bastones largos, de clausuras para Tía Vicenta, y sin embargo, también, resultaron tiempos de gestación para el rock nacional. La mayoría de los "conjuntos beat" (como se los llamaba universalmente por entonces) de la Argentina resultaba una copia (por supuesto en inglés), bastante relamida, de los Beatles o los Rolling Stones. Una copia que incluía, por supuesto, el flequillo beatle, las botitas beatle y mucho yeah yeah.
Sólo los uruguayos Shakers
(aunque también en un inglés tarzanesco y con el ropaje beatle acostumbrado) estaban realizando una música exuberante, fresca, melódica, que concluiría majestuosamente su ciclo, en 1968, con la edición del Sargento Pepper criollo: "La conferencia secreta del Toto`s Bar". El resto de los conjuntos beat que aparecían puntualmente en la Escala Musical haciendo playback pasaron a la historia sólo como una referencia de enciclopedia o un número de estadística.

Los refugios del rock

Mientras tanto, en La Cueva, en la Perla del Once, en el Instituto Di Tella, algo muy distinto se estaba gestando. Allí, otros jóvenes, igualmente tocados con los flequillos beatles, y enarbolando los LP "Revolver" (de los Beatles) o "Between the Buttons" (de los Stones) intentaron un camino inédito: ponerles letra en castellano a las armonías beat, y un sonido propio al rock que llegaba de los centros anglosajones de difusión. Muchos de ellos, sin quererlo, resultaron herederos del boom folklórico, que a comienzos de la década del sesenta había poblado de sonidos de guitarras y bombos los atardeceres de los barrios. Miguel Abuelo, por ejemplo, antes de atreverse con los primeros experimentos de psicodelia criolla en "Diana divaga", había aburrido a sus compañeros de pensión con sus eternas zambas y milongas.
Los animaba un espíritu de cofradía, al que las persecuciones y razias policiales terminaron por dar una mística. Curiosamente, la mayoría de las detenciones y arrestos de los pioneros del rock nacional fueron por portación de flequillos y por sospecha de posesión de drogas, no tanto por la naturaleza de la música que hacían.
La música, el rock, le debía parecer todavía a las autoridades militares del momento otra simple moda de importación, una manía de corta vida, como la rumba, el mambo o el cha-cha-cha. El mismo canto en inglés de los conjuntos beat, con naderías e idioteces del tenor de "Black is black" o "Hanky Panky", parecía confirmar el carácter delirante pero inofensivo del género.
Algo muy distinto de lo que ocurría en Brasil, donde los creadores del tropicalismo (Gilberto Gil, Caetano Veloso) intentaban fusionar el rock, los sonidos de la selva y la protesta social en un cóctel explosivo. Allí sí el gobierno, también militar, consideró a esta vertiente local del rock como potencialmente peligrosa y la cortó de cuajo mediante prisiones y exilios.
Al lado del revulsivo tropicalismo, los primeros balbuceos de rock nacional, ejemplificado por los temas de Moris, Tanguito o Litto Nebbia, todavía parecían una expresión idealista y adolescente para los censores de la época. Eso, precisamente, le salvó la vida al rock argentino en sus comienzos.
Diez años más tarde, otro gobierno militar no cometería la misma distracción y apuntaría no al flequillo o al aspecto de los músicos, sino al mensaje, a la misma música.Ya era tarde, y pese a los intentos no pudieron matarla.

Inconvenientes providenciales
Otra debilidad inicial del movimiento, el desinterés crónico de las grabadoras, resultó finalmente positivo. Así, los discos debut de Almendra o Manal, por ejemplo, resultaron un producto artístico fascinante, complejo, producido por bandas que habían tenido tiempo de formarse una personalidad, un estilo, antes de llegar al disco. La lejanía de los centros difusores del rock anglosajón y el aislamiento de la Argentina del circuito internacional de las giras de los grupos pop, por muy lamentadas que fueran por los músicos y su público, le permitieron al rock nacional en sus orígenes no caer abrumado por las comparaciones imposibles, y no padecer la parálisis creativa que afectó a los rockeros franceses, españoles y alemanes.
La deficitaria edición de material discográfico (incluso de bandas clave, como Cream, Traffic o los Who) y el elevado precio de los discos importados (sólo se podían conseguir entonces en dos disquerías: el legendario Agujerito de la Galería del Este y Tubo Records, en la Galería Alvear) conspiraron contra la inevitable imitación y llevaron a nuestros rockeros a una saludable y obligada originalidad.

Más inconvenientes que otra cosa, como vemos, pero en tiempos de pioneros las dificultades ayudan a construir la leyenda. En este caso, la del rock nacional.

por Ernesto G. Castrillón

Tres décadas entre surcos
Estos son los discos más importantes del rock nacional. Por supuesto, no deja de ser un listado injusto:

01) "La conferencia secreta del Toto`s Bar", Los Shakers (1968).
02) "Almendra", Almendra (1969).
03) "Beat N° 1", Los Gatos (1969).
04) "Manal", Manal (1970).
05) "30 minutos de vida", Moris (1970).
06) "La Biblia", Vox Dei (1971).
07) Pappo´s Blues", Pappo`s Blues (1971).
08) "Sudamérica; o el regreso de la Aurora", Arco Iris (1972).
09) "Acusticazo" (1972).
10) "Conesa", Pedro y Pablo (1972).
11) "Confesiones de invierno", Sui Géneris (1973).
12) "Artaud", Pescado Rabioso (1974).
13) "Brumas", Aquelarre (1974).
14) "El jardín de los presentes", Invisible (1976).
15) "El fantasma de Canterville", León Gieco (1976).
16) "La Máquina de Hacer Pájaros", La Máquina de Hacer Pájaros (1976).
17) "Los delirios del Mariscal", Crucis (1977).
18) "Grasa de las capitales", Seru Giran (1979).
19) "Wadu wadu", Virus (1981).
20) "Los Abuelos de la Nada", Los Abuelos de la Nada (1982).
21) "Yendo de la cama al living", Charly García (1982).
22) "Divididos por la felicidad", Sumo (1985).
23) "Oktubre", Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota (1986).
24) "Ciudad de pobres corazones", Fito Páez (1987).
25) "Canción animal", Soda Stereo (1990).
26) "Téster de violencia", Luis Alberto Spinetta (1991).
27) "La era de la boludez", Divididos (1993).
28) "Fuga", Peligrosos Gorriones (1995).
29) "Chaco", Illya Kuryaki and The Valderramas (1995).
30) "Luzbelito", Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota (1996)