Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Testimonio de una época
 Vistas desde creación:2117
 Vistas desde último cambio:1829
 Vistas este mes:2098
 Vistas este año:2117
subir a el rock en argentina. 
Hace unos meses, el fotógrafo Uberto Sagramoso editó "Era sólo rocanrol", un libro en el que confluyen la mirada del artista gráfico y el testimonio de esos personajes captados por la cámara.
Integrante del staff de la mítica Expreso Imaginario, la revista que mejor interpretó la contracultura en nuestro medio, Sagramoso recupera en este trabajo buena parte de su archivo y permite que los protagonistas cuenten su experiencia.
Testigo ocular de una década fundamental (entre 1976 y 1986) en la que el rock profundizó en la búsqueda y afirmación de un nuevo lenguaje y una nueva estética, y que concretó sus primeras experiencias independientes (MIA y el Expreso son los ejemplos que más se destacan, y que tiempo
después los Redondos llevaron a la masividad).
"Hoy es difícil explicar racionalmente las motivaciones y el pulso de aquella época.
Digamos que se vivía con una sensación de gran urgencia...", confiesa Sagramoso en el prólogo.
Y esa urgencia, esa forma de vivir en la posibilidad de una alternativa ante un mundo descarnado es lo que se repite en las palabras de quienes dan testimonio de ese momento. De allí que, en la primera parte del trabajo, exclusivamente fotográfica, conviven músicos, cronistas, actores y otros protagonistas de aquellos años, presentados sólo en imagen.
Desde la redacción original del Expreso hasta la aventura neoyorquina de Charly García en Nueva York para grabar "Clics modernos", la variedad abarca a Claudio Gabis, Astor Piazzolla, Horacio Fontova, Luis Alberto Spinetta, Pappo, Rada, Donvi, muchas imágenes de quienes se instalaron con su sueño hippie en el sur y muchas visitas internacionales de aquellos años (Mingus, Gillespie, Gil, Shankar).
En la segunda parte, realizada entre 2002 y 2003, aquellos jóvenes de los años ´70 son retratados en la actualidad, con el agregado de sus vivencias.
"Nosotros somos traicionados por esa especie de grabador defectuoso que es la memoria, que siempre intenta recordar las cosas exageradamente", dice Rocambole, en un claro intento de no ceder a la nostalgia.
Y a través de los diversos testimonios (desde Charly a Javier Martínez, Gieco, Poli o Alfredo Rosso, entre una veintena) se puede armar un mapa lo bastante completo y complejo como para tratar de vislumbrar cómo vino la mano y de qué manera el rock terminó devorado como parte del mundo del espectáculo de consumo masivo que hoy representa otra cosa y tiene otras búsquedas.
El no poco irónico "Era sólo rocanrol" ayuda a pensar el rock como una posibilidad artística de expresión más allá del entretenimiento.

Por Daniel Amiano