Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Pappo: Los países que caen en desgracia escuchan cumbia
 Vistas desde creación:3342
 Vistas desde último cambio:3027
 Vistas este mes:3318
 Vistas este año:3342
subir a el rock en argentina. 

por Walter Gazzo
Norberto “Pappo” Napolitano es una leyenda del rock argentino.
El hombre, con su guitarra como único instrumento, logró que más de dos
generaciones lo idolatren.
Su forma de tocar, su pasión y amor por el rock puro y clásico, su verborragia y su particular voz han hecho de Pappo un personaje conocido para el pueblo.
Y mucho más lo fue desde el mismo momento en que su tema “Mi vieja” pasó a sonar en todas las radios del país, hace algo así como diez años atrás.
Además, supo pasear su faceta actoral en televisión, nada menos que junto a Araceli González.
Pero esa es una experiencia de la que Pappo prefiere no hablar.
El Carpo” vuelve a Mendoza.
Y se presentará esta noche en la disco Aloha, con un show que promete mucho rock y mucho blues, bien fuerte, como a él le gusta.
Antes de su llegada a nuestra provincia, el músico habló Los Andes sobre le show que ofrecerá, sobre la situación del país y algunas de sus vivencias.
-Por fin volvés a Mendoza...
-Era hora. Hacía un tiempo largo que no voy a Mendoza y es una ciudad que me gusta mucho, me gusta la gente.
-¿Venís con Pappo’s Blues?
-Si, voy con “Bolsa” González en batería y Julie Ruth en bajo.
Es la misma formación con la que toqué en el teatro Independencia, cuando los Alfajores festejaron su cumpleaños.
Hace varios años que estamos juntos.
-En Cosquín hiciste doblete, tocaste con Pappo´s Blues y con Riff.
-Es uno de los gustitos que se da uno.
Pregunté, y como se podía dar, le di.
-¿Hay mucha diferencia entre los grupos?
-Sí. Un grupo es trío y el otro es quinteto.
En uno -en el trío- podés volar mucho más, hay mucha libertad a la hora de los solos.
Eso no se da en Riff; ahí te tenés que estructurar mucho más porque está todo medido.
Igualmente, con los dos grupos me divierto muchísimo.
-Tu último disco fue “Pappo y amigos” y salió hace un tiempo largo.
¿Cuesta llegar al disco ahora?
-Las compañías están todas paradas, porque la mano está tan dura que nadie quiere hacer nada.
Nosotros tenemos un demo listo para mostrar y una propuesta para ir a grabar a Estados Unidos.
Esta es la que espero que salga.
La idea es grabar en inglés, con rock tradicional y blues.
Hace mucho tiempo que estamos amagando con esa idea y parece que ahora se va a dar.
Pero si no fuera por eso, del exterior, acá cuesta un montón que te den bola.
Fijate que en televisión lo único que difunden es Shakira, Enrique Iglesias y Bandana.
Ahí te das cuenta qué es lo que le interesa comercializar a las compañías.
Quieren algo fácil, que se venda rápido y listo.
-Y eso que vos das, cuando querés, muestras muy grandes de cuánta gente podés convocar con un show.
-Lo que pasa es que los directivos de las compañías no saben qué carajo hacer, esa es la pura verdad.
Todos estamos a la expectativa de lo que va a ocurrir en los próximos seis meses.
-¿Cómo hacés para bancarte? hablo de la parte económica.
-Estoy todo el tiempo tocando.
No paro ni un fin de semana.
Eso me mantiene.
Además, tengo treinta discos grabados y eso también genera alguna platita.
Lo que no tengo es contrato con ninguna compañía y un músico sin contrato es como un barco sin motor.
Estoy parado, esperando que aparezca alguna propuesta y que se pase toda esta malaria.
-¿Qué pensás de la situación por la que estamos pasando en el país?
-Pienso que estamos en la ruina total.
Se ve en todos lados, en la calle, en las caras.
Hay mucha depresión...
Está todo arruinado.
-¿En tus shows notás la pálida?
-La gente viene a mis shows porque sabe que yo voy a tocar y tocar.
Dejo todo sobre el escenario.
Y sabe que la va a pasar bien.
Lo que sí noto es que los países del mundo que están bien, sin problemas, escuchan blues y rock and roll.
Los países que caen en desgracia escuchan cumbia...
Hay que fijarse en eso...
-Y Shakira...
-La mina hace su carrera y está bien.
Le canta a los yanquis en inglés y la adoptan al toque.
Pero volviendo a lo anterior, no entiendo por qué no le dan bola a los músicos nacionales.
Imaginate que si es muy difícil para un músico que vive en Buenos Aires conseguir contratos, lugares para tocar y todo eso, lo que le debe costar a un músico de Mendoza.
Es como pertenecer a otro mundo.
-Sin embargo, a pesar de tu planteo de la realidad, hay géneros como la cumbia villera que sigue vendiendo muchos discos.
-Yo en ese tema no me meto porque no lo conozco.
No estoy en ese ambiente y no entiendo la cumbia villera.
Lo que sí creo es que este estilo de música nace por un problema social muy importante.
Imaginate que con esa música no vamos a parar a ningún lado.
Es más, atrasa las mentes.
Es lo que te decía: los países que han caído en la desgracia, todos escuchan cumbia...
-Cuando mirás para atrás y ves todas las oportunidades que tuviste en la vida, como por ejemplo tocar con BB King en todos los Estados Unidos, ¿no sentís que todo hubiese cambiado si tu hubieras quedado allá? ¿No te arrepentís?
-Y, de algo me arrepiento.
Lo que sí es cierto es que todo depende de cómo uno programa su futuro, y en esas épocas yo siempre estaba con otras expectativas.
Por ahí, miro para atrás y veo todo lo que dejé pasar...
Pero, por ahora, estoy tranquilo.
Amigos
Hace un tiempo aparecieron dos reportajes distintos, donde en uno Pappo hablaba de otro grande del rock argentino: Luis Alberto Spinetta.
En esa nota, Pappo dijo: “¿Spinetta?
El me robaba las bases de la banda.
Pescado Rabioso se llevó la base de Pappo´s Blues, que eran David Lebón en bajo y Black Amaya en batería.
Ahí yo había puesto a Pomo y a Machi Rufino.
Después, los cambié a los dos y Spinetta volvió a tomar a los mismos músicos para armar Invisible.
Yo formaba las buenas bases y se las pasaba al flaco”.
En tanto, en otro que se le hizo a Sui Generis hace algo más de dos años, Nito Mestre y Charly García hablaron de nuestro hombre.
"A Pappo nunca le gustó Sui; de todas maneras el reunió Riff, ¿cuantas veces? No hay un tipo de los que habló que puedan decir que no se reunirían", dijo Nito Mestre, un poco molesto por las declaraciones de varios músicos por la vuelta del dúo.
Charly intervino: “A mí me gusta Pappo cuando actúa en los teleteatros, pero si quiere hablar de música, que toque la guitarra como yo...
Después de estos antecedentes, llegó una pregunta necesaria.
-Has colaborado con muchos artistas, pero nunca grabaste con Charly y Spinetta.
¿Por algo en especial?
-No, no hay nada especial.
Simplemente somos muy diferentes.
Los tres tenemos personalidades muy fuertes y creo que no es fácil juntarnos.
Además, nunca se dió.
Ahora mismo, en Cosquín, estuve cerca de tocar con Charly.
Me preguntaron si quería tocar con Charly y yo dije que no tenía ningún problema.
Pero no se dió.
Siempre estoy abierto a tocar con otros.
Me adapto con facilidad.
-Pero Charly alguna vez te criticó y vos también criticaste a Spinetta.
-Todo el mundo alguna vez dice algo y después se da cuenta que está mal.
Puede ser que se dijeran cosas pero nunca fue nada tan malo como para enojarnos.
-Cuando se juntó Riff, los medios hicieron hincapié en lo profético que había sido escribir “Mundo nuevo”.
¿Vos también lo viste así?
-Seguro, si dijimos lo que se venía un montón de años antes.
En su momento, se nos cagaron de risa, y después se dió.
Ahora dicen que en el 2005 llega el fin del mundo y lo único que se salvará será el glaciar Perito Moreno, en la Patagonia.
-¿Y qué vas a hacer?
-Quiero ir a tocar al Valle de la Luna antes de que todo esto desaparezca.
Ya que no pudo hacerlo Pink Floyd, lo voy a hacer yo...