Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



El flaco Spinetta se vistió de gala
 Vistas desde creación:2399
 Vistas desde último cambio:2325
 Vistas este mes:2399
 Vistas este año:2399
subir a el rock en argentina. 
Spinetta se subió al Colón y repasó 30 años de trayectoria.

"Es una especie de ensayo abierto", dijo el músico al referirse al concierto sinfónico que encabezó ayer en el teatro Colón. "Ella también", "Maribel se durmió", "El anillo del capitán Beto", "Ekathé", "Amarilla flor", "Canción de amor para Olga" y "Aguila de trueno", formaron parte del repertorio
Ante un público joven que colmó la sala principal del Teatro Colón, Luis Alberto Spinetta ofreció ayer un concierto atípico, acompañado por la Orquesta Académica, dirigida por Carlos Calleja. "Es una especie de ensayo abierto", definió acertadamente el artista a esta extraña y arriesgada experiencia de llevar a un plano sinfónico a algunas de las canciones
que compuso a lo largo de 30 años de su carrera.
La estridencia y el dramatismo que inundó a la lograda versión de "Bosnia", la inquietante de "A Starosta, el idiota" y la sentida "Tonta luz", sobresalieron en un programa que Spinetta interpretó con cierto nerviosismo pero sin perder ese natural encantamiento que genera respeto y admiración en todos los ámbitos.
"Lo más fácil a veces es lo más complicado y a veces la memoria me queda complicada", se excusó después de cantar con algunas dificultades su clásico "Durazno sangrando".
Con la voz al frente -amplificada pero sin cámara- y secundado por más de cincuenta músicos en escena que abordaron los arreglos escritos especialmente para la ocasión (de Alejandro Frankel, Pablo García, Andrés Hojman y Claudio Cardone), el cantante desgranó en una hora de concierto una lista de 13 temas.
"Ella también", "Maribel se durmió", "El anillo del capitán Beto", "Ekathé", "Amarilla flor", "Canción de amor para Olga", "Aguila de trueno", "Parlante" y el bello "Prométeme paraíso", de su hijo Dante Spinetta, completaron el variado repertorio que pasó por todas las etapas de este artista central de la génesis y el desarrollo del rock vernáculo.
Spinetta aclaró que la idea de este recital no fue suya sino que nació del director de la Orquesta Académica, y en otro tramo del concierto habló del gran desafío que significa "cantar las canciones de siempre junto a estos grandes talentos".
El breve concierto que el artista dedicó a los estudiantes del Colegio Ecos, volvió a poner en evidencia la solvencia de sus canciones, que más allá de los adornos y vestimentas, mantuvieron su esencia y fueron el esqueleto e hilo conductor de una propuesta diferente.
"En esta ciudad tener este teatro es un milagro", dijo al finalizar esta presentación que él mismo describió como "un acto de amor". No se trata de la primera presentación del líder de "Pescado Rabioso" e "Invisible" en el máximo coliseo, ya que en 2002 ofreció un concierto en el Colón, que clausuró el Festival Internacional de Música de Buenos Aires.