Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Spinetta impactó otra vez con un show distinto
 Vistas desde creación:3905
 Vistas desde último cambio:3753
 Vistas este mes:3905
 Vistas este año:3905
subir a novedades del sitio. 
MISERIAS:
Spinetta cuestionó las actitudes del ser humano que atentan contra el medio ambiente y contra sí mismo.
El segundo concierto del músico tuvo muchas variaciones y él se mostró más suelto y cómodo.
Viejos temas, llantos y emoción en el Alberdi.
Luis Alberto Spinetta hizo el jueves un
show bastante diferente del que había ofrecido el miércoles: con otros temas y, sobre todo, más suelto y alegre que el día anterior, lo que ya es mucho decir, porque en el primer show había estado de muy buen ánimo.
Otra vez el teatro Alberdi estuvo lleno para escuchar los temas de “Pan”, su nuevo disco, y el espectro del público fue muy amplio nuevamente.
Otro punto en común fue que también hubo lloriqueos emocionados y piel de gallina.
“Yo sabía que iba a llorar... si cuando pongo sus discos lloro, ahora que lo veo por primera vez, imaginate...”, comentó Gustavo Rojas, de 22 años, cuando salía del teatro, luego de haber escuchado en seguidilla “Los libros de la buena memoria” (del disco “El jardín de los presentes”, del grupo Invisible, 1976) y “Aguas -Agua de la miseria remix-” (de “Camalotus”, 2004), temas que formaron parte del cierre y que no se escucharon el miércoles.
Entre los temas que tocó el jueves y no el miércoles también estuvieron “Resumen porteño” (de “Bajo Belgrano”, de Spinetta Jade, 1983); “Sexo” (de “Los niños que escriben en el cielo”, Spinetta Jade, 1981) y “Crisantemo” (de “Camalotus”).
La relación con el público, por momentos, fue tensa.
Es sabido que a Spinetta no le gusta que le pidan temas, y eso hizo una chica con tonada santiagueña que insistió en solicitar “Sólo el amor puede sostener”, del disco solista “Only love can sustain”, de 1980.
Cansado, él tarareó parte de la letra, se detuvo y dijo: “no puedo tocar esa canción... es de cuando tenía una novia así (señaló hacia arriba)”. Y la dejó ahí.
La ideología de Spinetta estuvo presente nuevamente, y se desplegó entre el misticismo, el valor del ser humano y el medio ambiente, entre otros datos.
Sobre esto último habló cuando presentó “Proserpina”, de “Pan”, dedicado a esa deidad griega de la fertilidad, a la que equiparó con la Pachamama.
Otro tanto pasó cuando un muchacho gritó: “¿porqué ‘Pan’, Flaco?”.
El músico respondió con otra pregunta: “¿por qué no queso?”.
A la hora del cierre (el show duró 15 minutos más que el anterior) casi no hubo que pedir bises, porque con los primeros aplausos reapareció junto a la banda de excelentes músicos que lo acompaña.