Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Cinco años sin George Harrison
 Vistas desde creación:1979
 Vistas desde último cambio:1827
 Vistas este mes:1979
 Vistas este año:1979
subir a novedades del sitio. 

por Juan Carlos Diez (periodista, escritor y amigazo de la casa)
Nota del Webmaster: La publicación del presente texto, se debe a la inmensa gentileza y generosidad del querido Juan Carlos Diez.
Juan Carlos es un destacado periodista y escritor, y es quien ha publicado (en el pasado 2006) el maravilloso libro "Martropía - Conversaciones con Spinetta" de Editorial Aguilar.
Este sentido y conmovedor homenaje ha sido escrito al cumplirse el quinto aniversario del fallecimiento de nuestro amado George Harrison, y formará parte de un libro de poemas de próxima aparición.
Gracias Juan Carlos, un gran abrazo.
Gabriel
XLVII

Sin salir de la puerta,
se conoce el mundo...
sin mirar por la ventana,
se ve el camino del cielo...
Cuando más lejos se va,
menos se aprende...
Así, el sabio,
no da un paso y llega...
No mira y conoce,
no actúa y cumple...

“Tao Te King” / Lao Tse (**)

Una pequeña imagen de Buda que
cruzó la tierra y tu foto que se ilumina por sí misma.
La mirada concentrada y dulce, quizás parecida a esa forma única con que siempre enhebraste tus melodías.
Tus canciones son generadoras de luz.
Muchas, incluso, despliegan tanta espiritualidad que, como tus manos en el diapasón de la guitarra, hacen que la música crezca junto con las plantas, los niños y el deseo de los amantes.
Busco refugio en tu música y lo que encuentro es felicidad.
Me repliego en el claroscuro de un templo milenario y tu voz me lleva al futuro, a la esperanza de los pájaros migrantes.
Tu despedida elegante fue la del sabio en la montaña, cantando mantras de amor, antes de iniciar el viaje definitivo.
Ese que se llevó parte de nuestra vida, como ocurre cuando nos dejan los seres amados.
“El mundo está terriblemente más vacío ahora sin él”, dijo sobre vos, Bob Dylan.
Y seguirá siendo cierto.
Qué generosas tus canciones, George.
Siempre están ahí para darnos todo.
Y encierran en su belleza, el fluir constante de los afluentes del Gánges.
“No habrá un futuro donde dejemos de ser”, nos recordaste en tu última canción, citando el Bhagavad-Gita.
Te siento muy cerca de mi corazón, fiel amigo, mientras el sol ilumina esta ciudad de solitarios.
Tu música colmada de eternidad irradia vida; ella mueve algo en el aire...
Te quiero, te extraño.

(**) George Harrison se inspiró en este texto del Tao Te King para componer "The Inner Light" (La luz interior) tema grabado por los Beatles junto a músicos de la India.
Juan Carlos Diez