Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



El rock ya no es más arte
 Vistas desde creación:2014
 Vistas desde último cambio:1906
 Vistas este mes:2014
 Vistas este año:2014
subir a el rock en argentina. 
Por Cristian Vitale

Lejos de su etapa como integrante de Crucis, se define como “ecléctico”.
Hoy presentará un repertorio jazzero en La Vaca Profana.
Un día de noviembre de 1975, Charly García junto al creador del sello Mandioca, Jorge Alvarez, y el dibujante Juan Gatti alucinaron ante un grupo sorprendente en el Teatro Astral. Entre fuego, humo y virtuosismo fue tal la conmoción que Charly no sólo se ofreció para debutar como productor con ellos, sino que también aquel sonido sinfónico, casi inédito en Argentina, operó como principio motor de su Máquina de Hacer Pájaros.
El grupo se llamaba Crucis. “Lo que permanece en el recuerdo de la gente es haberla conmovido alguna vez.
Crucis tenía eso y ocurría porque funcionábamos como resultado de una química especial en tiempo y espacio”, dice Pino Marrone, su guitarrista, a Página/12.
El grupo editó dos discos de notable factura –basta desempolvar y escuchar Corto Amanecer o Los Delirios del Mariscal– y se desbandó, luego de un frustrado proyecto de grabar el tercer disco en EE.UU. Marrone y Aníbal Kerpel vivieron juntos un tiempo en Los Angeles, Gustavo Montesano incursionó en el pop para luego radicarse en Madrid y Gonzalo Farrugia retornó, luego de un tiempo, a su Montevideo natal.
“¿Unirse por la plata de un día para el otro? No –desestima Marrone–.
Consideraría la idea sólo en términos informales.
Es decir, tocar sin agenda y ver qué sale. Pero es difícil, vivimos lejos uno del otro. Además tendríamos que testear las aguas y ver si la química aún existe.
Ahora hay un grupo que hace covers nuestros y suena igual, pero no con el mismo efecto
metabólico.
Yo le tengo miedo a eso... no estaría en condiciones de unirme para hacer una copia en piloto automático.”
Pino Marrone tiene 47 años. Ha pasado mucho tiempo entre Crucis y el presente y lo que siguió en su vida se resume en un ida y vuelta geográfico y musical entre EE.UU. y Argentina, que lo conectó con variadísimas experiencias, efectivas para enriquecer su background musical –de hecho escribe artículos en la Guitar Player, desde 1997–, pero no tanto para conservar el renombre popular que había adquirido como guitarrista de Crucis.
“Los proyectos a los que me dediqué después fueron más experimentales, con mucho menos llegada al gran público, ni aquí ni en ningún lugar del mundo”, especifica. Una pequeña muestra del resultado de esa experiencia (edificada a partir de cruces musicales con Robben Ford, John Pattituci, Kenny Kirkland, el contrabajista Bob Magnusson –que participó de su último disco Under the influence– o los hermanos Pass, John y Joe, Marrone –recién llegado de los festivales de Jazz de Ottawa y Montreal–) será puesta de relieve hoy en La Vaca Profana en un dueto sobre estándares de jazz junto a su colega Sid Jacobs, instructor del Musicians Institute de Hollywood.
“Para improvisar en un mismo nivel con otro, necesitás un vocabulario en común, ganas de comunicarte y ser buen oyente.
Son pocas las personas con las que pude hacer esto...
Sid es uno de ellos, porque, como yo, es discípulo directo de Joe Diorio.
Podemos tocar sin mirarnos, sin cruzar una palabra”, subraya.
–¿Por qué la necesidad minimalista de presentarse a tocar en dúo?
–Porque lo que predomina en mi manera de sentir la música es la improvisación y encuentro que con grupos chicos se pueden lograr diálogos muy fluidos, permanentes. Esto es algo que viene desde Jimi Hendrix, Cream y John Coltrane. Y que yo tomo como forma de expresión.
–Hay una cuestión que lo enlaza con Gabriela (primera rockera argentina) más allá de ser su pareja. Tanto ella como usted hablan de un desencanto con el rock, un alejamiento evidente de él. ¿Por qué?
–Es que el rock como forma de arte que enlazaba música, letra y experimentación de alto nivel desapareció hace mucho tiempo. Lo que hacían The Beatles, Jethro Tull, Bob Dylan, Yes o King Crimson ya no existe. La música que se escucha masivamente hoy es mucho más pobre.
No digo que la música popular haya bajado el nivel, sino que se ha dividido y disparado en un montón de direcciones que no tienen un rótulo.
La música maravillosa ya no se llama rock... y nunca la vas a escuchar por la radio. El rock no existe más como arte, porque la gente está más interesada en el negocio que en el hecho creativo en sí, que puede traer o no exposición masiva.
–¿Y usted cómo se define en este contexto?
–Como resultado de una generación que creció bajo muchísimas influencias. Una generación ecléctica. Hay una parte mía que puede escuchar a Keith Jarrett y cinco minutos más tarde escuchar a Keith Richards, Yes, Dylan, Stravinsky o Coltrane. Hay gente que me dice: “¿Vos sos jazzero?” y me respuesta es: “Me gusta algún jazz. O algún rock...”. Puedo disfrutar tocando con un baterista como Black Amaya tanto como con Joe Pass. Uno se conecta a nivel estético y espiritual con un montón de cosas, de ahí que sea difícil de rotular.
–¿Qué representa para usted haber sido parte de Crucis?
–A menudo me encuentro contestando reportajes en radios de Nueva York, en los que me preguntan cómo Crucis pudo hacer lo que hizo. Nunca hubiese sospechado 30 años atrás que iba a existir gente en el mundo interesada en nosotros.