Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Spinetta en concierto
 Vistas desde creación:1906
 Vistas desde último cambio:1802
 Vistas este mes:1906
 Vistas este año:1906
subir a novedades del sitio. 
Por Néstor Pousa

Spinetta en concierto

A su paso por Córdoba, Spinetta dejó una revisión antológica de su obra y un par de mensajes sobre temas trascendentes.
Fueron tres conciertos en el Teatro Real.

¿Uranio? ¡No, gracias! fue el primer mensaje de Spinetta apenas se corrió el telón y antes de la música.
Era su advertencia sobre los terribles efectos que la
explotación del tóxico metal en San Rafael (Mendoza) puede desatar si entra en contacto con el suelo y las napas de agua. Lo segundo, y para él más importante, era apoyar la campaña impulsada por padres de víctimas en accidentes de tránsito, para lograr una ley nacional de educación vial en las escuelas primarias.
Para eso invitó a todos a firmar un petitorio en el hall del teatro, y tocó todo el tiempo con una pechera alusiva a esa cruzada.
Al sonar el primer acorde, nos devolvió la belleza de la melodía de "Luna nueva (Mundo arjo)", un viejo tema que aún permanece inédito como una joya oculta. Desde el principio mismo dejó en claro la consigna de estos conciertos modelo 2007, “Hoy vamos a picar en varios discos distintos”, y así el show fue un estirarse a escuchar el repertorio que su intuición le había marcado para armar la lista de esa noche.
Y picó por todos lados, saltando de uno en otro. De todas la épocas y todas las décadas, “de discos que grabé en planetas diferentes”, según sus propias palabras. De Spinetta Jade, "Resumen porteño" y "El antídoto"; de Invisible, la vieja fábula del "Durazno sangrando" mantuvo su fascinación; de Los Socios del Desierto, la pro ecológica "Jardín de gente" y una emotiva "Tony", de su unión con Fito Páez, "Pequeño ángel", en un intermedio unplugged que incluyó además "Laura va" de Almendra.
De su faceta solista, "Yo miro tu amor", un blues denso y setentoso. Y de su disco más reciente, 'Pan' (2006), la hermosa "Sinfín" y "Espuma mística", donde Luis dio rienda suelta a un inspirado solo de guitarra eléctrica. La mayor sorpresa sucedió en el break habitual a cargo de Claudio Cardone, quien luego de una improvisación clásica, acompaño con su piano la voz grabada de la islandesa Björk, artista predilecta de Spinetta.
A esta altura hay que decir que el Flaco es uno de los mejores revisadores de su propia obra. Es muy difícil auto versionarse, no todos pueden hacerlo con buen gusto, no todos pueden encontrarle otra vuelta de tuerca a canciones que ya son conocidas y que el oído se acostumbró a su estructura original. Luis lo logra con creces, y revitaliza su cancionero. Así, en el segmento dedicado a otros compositores apareció una versión del tango "Gricel" de Mores y Contursi, mucho mas electrificada que la que aparece en el doble 'La la la', y que fue uno de los mejores pasajes de la noche. Luego “del oriundo de Santa Fe, Rosario, Fito Páez”, tal la presentación de Spinetta, se escuchó "Las cosas tienen movimiento".
Se iba consumiendo el segundo de los tres conciertos en el Teatro Real, sala que fuera reacondicionada y reinaugurada y que cuenta con una importante cartelera de espectáculos de todo tipo, y aún faltaba una versión muy podrida de "Ana no duerme", en donde se destacó en los parches Sergio Verdinelli, y el hit "Seguir viviendo sin tu amor" que desató una furia de relámpagos de flashes, aun estando expresamente prohibido el uso de cámaras fotográficas o celulares.
Antes del único bis, volvió apelar a la conciencia a la hora de manejar con la elocuente frase “Si chupan, que maneje otro”, y se vino el cierre con "La herida de Paris" en versión extendida para lucimiento de la banda, en especial de su bajista, Nerina Nicotra.
Spinetta a su paso por Córdoba volvió a ratificar una vez más su vigencia musical y el permanente compromiso y adhesión a las causas que intentan hacer de este un mundo mejor, un mundo del que tenemos hacernos cargo y ocuparnos nosotros. Por que sino, ¿quien?.-