Estamos trabajando en la nueva versión del sitio, enterate como participar.



Formas de disciplinar el cuerpo
 Vistas desde creación:2815
 Vistas desde último cambio:2646
 Vistas este mes:2815
 Vistas este año:2815
subir a novedades del sitio. 
por Claudio Martyniuk
"Moda, deporte y turismo son formas de disciplinar el cuerpo"


A fondo: Lucrecia Escudero / Semiologa
Presentar el cuerpo en sociedad implica en estos tiempos posmodernos respetar códigos confiables. Eso deriva en una forma de vestirse, de mantenerse activo y saludable, y de ocupar el tiempo libre.
Vacaciones equivalen a tiempo libre, ausencia de obligaciones. Son para viajar, para ser turista, para gozar en otros lugares de costumbres distintas a las cotidianas. El aire que se respira en las vacaciones parece más intenso, más propio. ¿O es sólo una ilusión y sólo estamos viviendo otra de las tantas experiencias formateadas para multitudes?
Vacaciones y turismo son prácticas recientes, modernas, como explica la semióloga argentina Lucrecia Escudero, cuya tesis de doctorado dirigió nada menos que Umberto Eco. Profesora en la Universidad de Lille 3, Francia, Escudero está en Buenos Aires, dictando un seminario de doctorado en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. En él, entre otros temas, aborda el carácter particular del turismo.

¿Qué cambios se registraron en los modos de viajar? ¿Cómo comienza el turismo?
Hay un cambio radical en la noción de viaje, a partir de la aparición del fenómeno de globalización. El turismo como tal fue elitista, de clase, en el siglo XIX. Y es recién a partir de la irrupción de
políticas de Estado, como la asignación del derecho laboral de vacaciones, que el turismo empieza a ser visto como un derecho de las personas. Y al mismo tiempo, cambia la noción del destino turístico.
¿En qué sentido?
Antes el viaje estaba vinculado con el recorrido cultural. Es la idea del gran tour, que después da origen a las guías de turismo, y que es un invento inglés. Era la forma que tenían las burguesías ilustradas de perfeccionar su educación, porque hacían el viaje tradicional para conocer la antigüedad clásica, en Grecia y Roma. También había un desplazamiento vinculado con las prácticas religiosas, como por ejemplo la ruta de Santiago de Compostela, que desde el medioevo atrajo multitudes. En realidad, el hombre siempre viajó. Pero la irrupción del turismo de masas está vinculada específicamente con la sociedad moderna y el capitalismo avanzado, y con el "invento" del tiempo libre. En los últimos diez años, el fenómeno de la globalización y de las políticas neoliberales ha transformado el turismo no sólo en un objeto de placer y de uso del tiempo libre, sino en una nueva forma de consumo.
Qué tipo de curiosidad moviliza al turista?
De todo tipo. En principio, ver territorios lejanos, culturas diferentes. Piense que el turismo -como la moda y el deporte- ha sido radicalmente modificado por las prácticas de comunicación y por la mediatización.
La Patagonia, por ejemplo, parece convocar por la ilusión de lo remoto y aislado.
Es interesante la construcción del simulacro que algunas compañías de turismo realizan. Por ejemplo, la idea del village aislado en medio de la Polinesia. O la playa desierta, sin nadie, en la región del Caribe. Pero es una construcción absoluta, un simulacro. Estamos frente a un fenómeno de construcción de consumo simbólico. Sin embargo, desde el punto de vista geográfico, hay muchísimas zonas del planeta deshabitadas y que todavía no están exploradas.
¿Cuándo el mar y las playas comienzan a convocar visitantes?
Es algo ligado a las prácticas de salud. Se recomendaban los baños de mar, en el siglo XIX, para mejorar la salud. Así nacieron algunas playas en Europa, como Biarritz. En el caso argentino, esa presunción de salubridad se dio tempranamente con las termas y las sierras de Córdoba. Pero la Argentina entra en el circuito turístico en la década de 1940, cuando ya era sana la población y el problema de la peste y de las grandes epidemias había desaparecido.
El turista parece un ser muy libre. ¿Lo es en realidad?
No lo creo. Hoy, en plena cultura de la posmodernidad, turismo, moda y deporte son formas de disciplinar el cuerpo. La moda, por ejemplo, configura un tipo de cuerpo para presentarse en sociedad. El deporte es uno de los lugares de transformación del cuerpo, para volverlo activo, atlético, con capacidad performativa. El turismo es normalizador, codificador del tiempo libre.
¿A qué se refiere con "normalizador"?
A que un mandato de la época es que hay que ocupar el tiempo libre de algún modo preestablecido, reglado, y una de las formas preferidas es el viaje organizado según criterios aceptados por la mayoría.
Vivimos en el planeta de la moda, los deportes y el turismo. ¿Cómo se universalizaron estas prácticas?
Los medios de comunicación fueron determinantes. Los fenómenos de globalización no pueden ser pensados sin el auge de las nuevas tecnologías y sin una forma particular de mediatización. Los procesos de mediatización construyen homogeneidad muy fuertemente. Si uno piensa en la moda, las dinámicas de contagio y de difusión de moda son impensables sin el cine, sin la televisión y sin las revistas. Lo mismo pasa con el deporte. La práctica deportiva ha sido profundamente influida por los medios. Los espectáculos deportivos son hoy las nuevas formas de misas comunitarias, de rituales paganos celebratorios.
¿Esto significa que el tiempo libre, el viaje y la autoformación del cuerpo son efectos de imposiciones sociales?
Somos mucho más parecidos entre nosotros de lo que creemos. Y por eso existen las técnicas de marketing. Sí, creo que una de las consecuencias de la posmodernidad es la gran homogeneización de la masa.
¿No sabemos convivir libremente con el ocio?
Yo creo que el ocio es una categoría muy compleja. Hay seres humanos que son ociosos por una actitud estética y ética, y hay otros que, al contrario, son hiperactivos y tienen horror al ocio. En la sociedad de consumo, asistimos a un esfuerzo de normalización del ocio. Una de esas formas es el viaje. Y otra, los grandes shoppings. Esos lugares donde la gente pasa los fines de semana y afianza el lazo (o la dependencia) entre consumo y tiempo libre. Por eso creo que la nuestra no puede ser caracterizada como una sociedad del ocio. Porque el capitalismo avanzado deja muy poco espacio al ocio,y lo transforma inmediatamente en un tiempo libre para el consumo. Cuando uno lee novelas del siglo XVIII se da cuenta de que la gente tenía muchísimo tiempo por delante y se aburría. Ese tiempo libre no era llenado por el consumo.
¿Qué rasgos tiene el aburrimiento en nuestra época?
Para nosotros, el aburrimiento está vinculado a la repetición. Nuestra cultura nos obliga a repetir siempre los mismos rituales. Paradójicamente estamos en una sociedad donde hay una activación fuerte de la noción de diversión a través de la industria cultural. Industria que es, básicamente, del entretenimiento: todo tiene que ser funny y entertainment.
¿El entretenimiento quedó asociado con lo efímero?
El entretenimiento es una forma absolutamente efímera de ocupar el tiempo. Es lo intrascendente frente a lo trascendente. La moda es una forma de adaptación al cambio y al tiempo. Y la moda es efímera porque pone el acento sobre las tácticas de adaptación que tenemos al paso del tiempo. Una de ellas es vestirnos siempre diferente. Cada año la moda cambia, y uno cambia. Y también cambian las formas del entretenimiento. Hasta el siglo XIX la gente se entretenía de otro modo. Jugaban a las cartas, por ejemplo, o escribían cartas.
Habló de turismo y de moda. ¿Cómo se produce el disciplinamiento del cuerpo con el deporte?
Del mismo modo que nosotros pasamos del viajero al turista, pasamos del atleta griego, de la armonía entre cuerpo y mente, al fitness. Es una gran transformación. El cuerpo tiene que estar moldeado para ser apto para ser presentado en sociedad. Y de ahí derivan también todas las prácticas de lifting, liposucción, cirugías estéticas, etcétera, a las que nos sometemos para poder estar presentables. Ha habido una evolución importante del gimnasio.
Pero también tiene que ver con una evolución del concepto de salud. El concepto de salud no es sólo estar sano sino que tiene que mostrar un capital de salud. El hombre moderno tiene que mantenerse sano porque tiene que producir, dado que está en un sistema social de producción.
¿No hay un costado estético?
Creo que el discurso dominante no es tanto el estético sino el de la performance. La gente a la que vemos correr por la calle no tiene sólo un ideal de belleza del cuerpo, sino la noción de que puede actuar con él y sobre él. Que puede "normalizarlo" y formatearlo.

Del viaje de Darwin a trepar el Everest
Lucrecia Escudero enfatiza que el turista contemporáneo es diferente al viajero del pasado. "Pero una cosa -se explaya- es el viajero individual, como Darwin, que además de descubrir un mundo estaba llevando adelante su investigación científica, o los grandes viajeros como Göethe, que recorrió a pie la península itálica, y otra el turista moderno, con anteojos de sol, gorra y zapatillas Nike".
"El turista moderno vive dos o tres días en un hotel y después salta rápido a otra ciudad. El caso emblemático es el turista japonés, que, por un lado, es conformista, en el sentido de que quiere ir a lugares que ya están muy avalados simbólicamente; y, por el otro, busca diferenciarse. No olvidemos que en las prácticas sociales, por un lado está la asimilación a la masa, y por el otro, la distinción de la masa. Cuando este turista se amalgama con los demás y se estandariza, es el usuario de las grandes compañías de los tour organizados, que están fuertemente masifi cados y tipificados, en base a muchísimos estudios sobre cuál es el target al que hay que apuntar".
Pero Escudero marca también que "cuanto más la sociedad avanza, más el turista busca diferenciarse de la masa y tentar nuevos descubrimientos. De ahí el interés actual por el turismo aventura, el turismo de viaje cultural y el turismo de práctica extrema, con excursiones al Everest, por ejemplo. Muchos prefieren más adrenalina y menos la contemplación de la ciudad y el arte. Es por eso que el caso argentino se vuelve sumamente interesante, porque gracias a la diversidad de paisajes que nosotros tenemos, el país puede insertarse en estas nuevas tendencias del turismo mundial. Por eso, por ejemplo, atrae tanto la Patagonia", concluye.

Señas particulares
NACIONALIDAD: ARGENTINA
ACTIVIDAD: SEMIOLOGA
LIBRO MAS DIFUNDIDO: MALVINAS, EL GRAN RELATO. FUENTES Y RUMORES EN LA INFORMACION DE GUERRA
Es profesora de Teoría y modelos de la comunicación de la Universidad de Lille 3, Francia. Obtuvo el doctorado en la Universidad de Bologna; su tesis estuvo dirigida por Umberto Eco.